El reinado de los jóvenes jinetes.
Por Arturo Montory G.

Luis Ignacio Urrutia de 18 años, Juan Ignacio Meza de 21 años,
Valentina Peña de 20 años y Hugo Navarro A. de 19 años, forman un abanico de campeones como nunca antes tuvo el rodeo, ni menos el difícil arte ecuestre huaso del Movimiento a la Rienda.
Y el logro tiene todos los ingredientes valederos, porque le ganaron a todos los consagrados presentes en la pista, no faltaba ninguno, lo que avala aun más su hazaña.


Si a esto agregamos el record de puntaje de 47 puntos en las series del joven Schawky Eltit el resultado es impresionante, nunca antes en la historia había sucedido una situación similar, lo que entrega al deporte nacional una perspectiva de futuro fantástica y sin límite en el tiempo.
Fruto seguramente del rodeo escolar, de los rodeos universitarios, del apoyo incondicional de sus padres y familias, y sobre todo de los “arregladores”, criadores, jinetes, dirigentes y del caballo chileno de pura raza que permite esta maravilla que jinetes de esta temprana edad puedan ser Campeones de Chile.
Recordando a otros jóvenes a través del tiempo, aquí va una sucinta reseña.
Alberto Marmolejo se hizo famoso en su caballo Niñito por la década del 1940, cuando tenia no más de 12 años de edad y corriendo con su padre, José Manuel “Coteco” Aguirre B. movía en rienda en la Exposición de la Quinta Normal cuando tenía 8 años y fue un espectáculo, muy aplaudido por las autoridades del país de la época, en Osorno en 1958 corrió siendo muy joven aun Fernando Acuña A., con su padre Humberto, en 1957 a los 10 años Juan Antonio Acevedo Daza corrió el campeonato nacional de Curicó haciendo collera nada menos que con Sergio Bustamante B., Guillermo “Memo” Barra corrió un nacional muy niño en collera con Manuel “Pacho” Solís, también corriendo con su padre muy niño corrió una final Diego Pacheco, también Joselo Astaburuaga, Gustavo Valdebenito, Sebastián Walker, el año pasado el joven Aguirre Mery.
Campeones de Chile muy jóvenes lo fueron Miguel Lamoliatte, “Coteco” Aguirre, Alberto y Enrique Schwalm, Daniel Rey, Felipe Jiménez, Hugo Navarro, Juan Pablo Cardemil, Christian Pooley (2° de Chile), y en rienda Juanito Valderrama.
Pero una collera de jóvenes como en 2015 nunca antes se dio, ni menos en la rienda.
Hugo Navarro y Juan Ignacio Meza son de tradición familiar vaquera, Valentina es ella la pionera en su familia, Luis Ignacio corre por su padre, y Schawky creo que será también el iniciador en la familia de la práctica del rodeo, lo que demuestra que el deporte nacional es abierto y cualquiera que se lo proponga y con apoyo familiar y muchísimo empeño y disciplina logra grandes resultados.
Algo muy importante del rodeo es la libre competencia en que jinetes de todas las edades entran a la pista en las mismas condiciones competitivas, y tenemos a los “maestros” Eduardo Tamayo y Juan Carlos Loayza disputando punto a punto con los jóvenes.
Están en pista aficionados y profesionales compitiendo parejo.
No creo que exista un deporte de ejecución física y en pista en que estén disputando jinetes de tan gran diferencia de edad.
Cuando siempre hablamos y escribimos de que en el rodeo solo la experiencia y los años entregan los triunfos, con esta generación de jinetes jóvenes la teoría se nos va al “tarro”.
Es una generación muy valiosa, valiente, serena, controlada, técnica, sana y que goza y que comparte y se emociona al máximo con sus triunfos muy merecidos, ojala muchos otros jóvenes lo logren en el futuro, llegar no es solo “ganar”, superarse es la meta.
¿Se dan cuenta del inmenso valor que tiene haber conservado las tradiciones huasas y la pureza del caballo chileno?
Disciplina y convicción, no hay otra.