Protección total del ganado, una gran noticia.

por Arturo Montory G.

 

Hace muy pocos días atrás conversaba con Ruperto Valderrama sobre este delicado problema del rodeo y los golpes excesivos, que se arrastra de hace muchos años, y me alegra muchísimo la decisión del Directorio de la Federación del Rodeo de jugarse entero en esta delicada materia.

Columnas sobre esta temática desde hace años que escribimos en este portal, con aplausos y felicitaciones por lo escrito, pero no llevado a la práctica que era el fin de lo señalado, ahora va en serio esta preocupación de la autoridad y quiero apoyar y ayudar en esta campaña de “sobrevivencia”.

Vamos dejando en claro, qué, llamamos violencia innecesaria para caballos y novillos.

Ahora cobra más vigencia que nunca la magnifica decisión de las “banderas que demarcan la cancha”, para evitar lo que antes sucedía.

Jorge Lasserre L. ex presidente hace como 15 años atrás repartió personalmente una carta a los corraleros en Rancagua sobre el tema del enchanchado en exceso y sus funestas consecuencias, el lo llamo “atajada a mansalva”, aun guardo esa carta, y por esa razón muchos años después se soluciono con las banderas.

Y también allí mencionaba de las consecuencias que con el púbico ello traería.

Está en el reglamento dicha protección pero no se ha cumplido a cabalidad con ello, razones más bien de “compañerismo mal entendido”, porque si un famoso lo hace es porque es”bravo”, fantástico y donde hemos llegado.

No se debe permitir ningún tipo de maltrato de caballos y novillos una vez que ingresen al recinto de la medialuna, en el lugar que sea.

Lo que suceda en la casa de cada uno no lo puede controlar este reglamento.

Empecemos por lo que ve en la medialuna.

Ruperto me decía que se “debería colocar una bandera” a pocos metros antes de las puertas del apiñadero y de esa forma evitar que el jinete que va a la mano haga chocar a propósito el novillo en la puerta, horrible a la vista, y se castigue con puntos negativos de inmediato.

Cualquier sofrenaso a un caballo dentro de la medialuna, esté corriendo o esperando su turno debe prohibirse, las lesiones visibles sin comentario, los bozalillos de fierro fuera, las cadenas atrás de la boca fuera, las espuelas colocadas al revés fuera, así suma y sigue.

Debemos entender que el rodeo es un deporte de "destreza del jinete y arreglo del caballo”.

Lo he escrito mil veces, ningún "antiguo" aplaude el rodeo actual, una cosa es la organización y crecimiento pero el desarrollo del deporte en la cancha es otra.

Y vamos a lo que nadie toca y es fundamental, la forma de “jurar”, aquí está la puerta de entrada para que este tema se solucione, no profundizo mas, esta expresado en anteriores columnas.

Creo que el Delegado y Jurado debería tener más ayuda en controlar todo este cúmulo de cosas, al menos debiera existir un Delegado con dos Ayudantes, sino ¿cómo?

El Capataz que vuelva a tener el rango siempre tuvo, la mayor autoridad dentro del corral, no un “espectador con picana”.

Para enseñar su manejo existe un corralero experto en ello, sirvió la función o cargo de Capataz en los Campeona tos Nacionales durante 15 años y es Guillermo Pérez de Arce Letelier.   

Aun hay tiempo de recuperar el rodeo como “arte de la escuela huasa”, existen algunos pocos “maestros” pero muy cooperadores y de una buena voluntad increíble.

Hay gente huasa que sabe mucho pero no son tomados en cuenta, se prefiere el “chocador”, y adiós caballo en dos temporadas.   

Es la hora de llamar a que entreguen su rica enseñanza a maestros como: Ricardo Ibáñez, Ruperto Valderrama, Guillermo Barra, Luis Eduardo Cortes, Juan Valderrama, René Guzmán, José Manuel Rey, Coteco Aguirre, Alfonso Navarro, Oscar Bustamante, Daniel Rey, Galo Bustamante, Vicente Yáñez, Ricardo González, Juan Pablo Cardemil, José Luis Ortega, Juan Carlos Loayza, Eduardo, Sergio y Mario Tamayo, Manuel y Alberto Yáñez, Luis Gerardo Soto, Joselo Astaburuaga, José Víctor Quezada, Mario Ahumada, Renato Dinamarca, Titin Navarro, la experiencia adquirida de jóvenes como Gustavo Valdebenito, Luis Fernando Corvalan, en fin, algunos pocos mas.

Crear cursos Federados en que ellos sean los actores principales y puedan verter sus conocimientos a las nuevas generaciones de jinetes y jurados.