Por A.M.G.

Los caballos de 40 años hacia atrás, todos se movían en rienda y además corrían la vaca, unos mejores que otros pero todos sabían ejecutar los ejercicios completos, y no se concebía entrar a una medialuna a correr sin que su caballo estuviese terminado en su aprendizaje.


Aun cuando todavía estuviese de “guatana”, se movía en categoría Menores y se corría igual pero con menos exigencia.
Ejemplos de grandes campeones de Movimiento a la Rienda, legendarios, y además ellos mismos en el mismo rodeo en que movían, instantes después “corrían” con tremenda calidad y era normal.
Recordemos a Cachupin con “Chanca” Urrutia, Taponazo de Alfredo Muñoz, Carretero que movía Luis Eduardo Cortes y que corría Manuel “Calcetín” Yáñez, Villano que movía “Chiqui” Navarro y lo corría su padre Fernando Navarro, Alharaco que movía y corría Alfonso Navarro, Regalón de Juanito Valderrama, el Bellaco Ramón Cardemil también lo movía en riendas, la Pelotera era extra de rienda con Ruperto Valderrama, en fin, cientos de caballos del mas de alto rendimiento en las medialunas efectuaban ambas pruebas.
En una escala mucho menor por supuesto, un equipo de huasos y arregladores estamos tratando de revivir esta linda y noble tradición, ahora eso si ayudados y coordinados por una persona experta en Manejo y Educación del Caballo, como lo es Rubén Morales, y la sabia mano “arregladora” de Pedro Donoso y su hijo que tomaron al potrillo Paicavi Guitarrazo de chúcaro completo y lo están ordenando y llevando por esta linda senda de rienda y futuro corralero, sin pausa pero sin apuros, por ser un caballo de dos años y tanto aun.
Para que sirva esta acción a otros aficionados estamos grabando en videos todo este proceso, y llegaremos hasta el final, con todos los éxitos y retrocesos normales que puedan ocurrir en un caballo, mostramos todo.
Volver a tener un caballo chileno educado a fondo, manso, alegre, vivo, caminador, trotador y galopador, que su jinete salga al campo u otro lugar y tenga confianza de pasar un momento agradable y tranquilo, disfrutar de su caballo, de conectarse con él, entrar a una medialuna y moverlo a la rienda y luego enseguida correrlo a voluntad y gusto, que pare, avance y ataje sin problemas y con eficiencia, sin pensar en sacar un crack, solo un caballo chileno normal como siempre fue.
Estas lecciones y videos están grabados en tiempo real, y así seguiremos y juntos podremos apreciar su avance y cuando el potrillo ahora, después potro, estará listo para considerarle “terminado” tanto en rienda como vaquero.
En eso estaremos los próximos años y el que quiera incorporarse lo recibimos con gusto.