Autores:   Amaya Busto Radefeldt-   Ingeniero y magister en Biotecnología

              Arturo Montory Gajardo-  Investigador de la Raza   

 Estudio comprensivo de la influencia de los Jefes de Raza en el Caballo Pura Raza Chileno actual.

El motivo que constituye al caballo chileno como raza pura, es su crianza en climas, topografías y condiciones de alimentación similares, agregado a una gimnastica funcional equivalente, manejo cercano al hombre y ser reproducido entre similares en un Registro Cerrado por 150 años. 

 

En el caballo chileno es característica de la raza su cabeza acarnerada, orejas chicas  y  modelado en fuerza como lo establece el estándar, sus  uniones imperceptibles, abarrilados, remos cortos cercanos al suelo, cuartillas cortas, crines abundantes y gruesas de ondulación larga, acoplado con buenos huesos y articulaciones flexibles, de carácter manso, dócil pero vivo de reacciones, lo que permite obtener un caballo de gran fuerza y funcionalidad. 

Para efectos de este artículo se realizó un estudio comprensivo de la genealogía de cada uno de los participantes de la final del 65° Campeonato Nacional, que comprende la influencia de sus antepasados desde los primeros caballos inscritos en el Registro Genealógico. Para efectos de análisis se seleccionaron  los Fundadores de Familia  más influyentes en distintos periodos  de la historia caballar, acoplado con un análisis de inbreeding y la presencia de cada uno de estos Jefes de Raza en el pedigree caballar.

Fundadores de Familia:

Basado en descripciones efectuadas por Don Francisco Antonio Encina A. nacido en 1874 y fallecido en 1965, por lo cual tuvo a su vista estos ejemplares (Artículos Publicados en 1936).

Angamos: (1882-1908) Potro colorado guinda, de 1.42 mt. de alzada, muy largo, de una musculatura longilìnea muy rica y descarnada, que le daba un sello propio y diferente de todas las demás familias caballares de la raza chilena.

Ensillado a avanzada edad demostró que el abandono en que había trascurrido su vida, en nada había menguado la extraordinaria bondad de la familia de la cual descendía.  Animal a la vez muy nervioso y dócil, que sabía corcovear con la silla, pero jamás con su jinete, de gran energía y de una inteligencia y habilidad para aprender que no ha sido superada. Este potro fue capaz de exteriorizar el mismo temperamento y características morales a su descendencia en donde se distingue como sello de su estirpe, caballos de muy buena morfología, armónicos, longilìneos y largos de tronco, además de muy buenos huesos.

Guante I: (1867-1890) Potro bayo de 1,40 de alzada, algo tosco, proporcionado de alto y de largo, reforzado por una musculatura brevilìnea bastante desarrollada, de hechuras poco elegantes pero bien unidas y armónicas entre sí. De cabeza abultada, perfil convexo, carretillas toscas, ventanas hundidas y ojos capotudos. Esmeradamente arreglado lo que unido a su buena índole natural y el hecho de haber figurado en el medio formado por todos los antiguos aficionados al caballo de corrales, le dio la reputación más alta que haya alcanzado caballo alguno de la raza en el país. Fue un potro eximio de rienda, rodeo y trabajo de campo, caracterizándose como uno de los  animales de más coraje y empuje en el trabajo, que haya producido la raza. Es característico de su descendencia la cabeza acarnerada, la piel gruesa y el acodo de patas, acoplado con una extraordinaria calidad vaquera y de rienda.

Africano: (1905-1925) Potro negro de 1.45 mt de alzada, largo, de musculatura carnuda y longilìnea, liviano de adelante y  distinguido; de piel fina y pelaje negro lustroso. De cabeza liviana, ligeramente acarnerada, nariz fina y orejas pequeñas. En su época fue el potro más buscado por los grandes criadores, por su llamativa distinción por lo cual se reprodujo con las mejores yeguas de su época, sin embargo no fue capaz de cumplir sus expectativas como mejorador. Concentrada su sangre en algunos criaderos, produjeron caballos de gran morfología que fueron campeones de exposiciones entre 1920 y 1940.

Potro que no tuvo gran éxito en su reproducción inmediata exceptuando Alcatraz, pero sin embargo en tercera y cuarta generación afloró su calidad. Es característico de su herencia la piel fina y las orejas inclinadas hacia adelante,  con la punta girada hacia adentro. 

Gacho: (1905-1926) Potro tordillo de 1,44 de alzada, de cruz muy alta y desarrollada, junto con la grupa corta y alta, corto y de  poca cincha, de un  gran tren delantero. Poseía una gran musculatura descarnada y una cabeza ligeramente acarnerada.  Animal muy lobo, nervioso y ágil, pero manso y dócil en la silla, de gran velocidad y bastante bueno de vacas. Fue un potro muy ligador que se puede identificar fácilmente en su descendencia especialmente en las  familias formadas por sus descendientes Colibrí y Atalaya, en donde se identifican los caballos nerviosos y veloces, buenos vaqueros.  

 

Jefes de Raza:

Alcatraz: (1911-1933) Potro barroso con una mancha en el costado del vientre de 1,42 de alzada. Poseía una musculatura ceñida, de muy buenos bajos, adornos ondulados y abundantes. Caballo de gran mansedumbre y docilidad, fue un gran caballo de silla, de gran temperamento y excepcional de riendas y muy bueno de rodeo.  En su descendencia predominó el color barroso y las manchas. Produjo caballos de una gran calidad vaquera, muy dóciles y atentos.

Quebrado: (1919-1940) Potro mulato coipo de 1,39 de alzada. En conjunto un caballo tosco y arrotado, de cabeza acarnerada, orejas chicas, cuello grueso en su base, buen lomo y muy lindas uniones, buenos pechos,  gran centro y piernas excepcionales, algo cerrado de corvas. Adornos abundantes y ondulados. Poseía un gran temperamento, y fue uno de los mejores potros vaqueros de su época. Por línea paterna domina en una proporción de un 90% en la actualidad. Su descendencia se caracteriza por tener una gran calidad vaquera y un tremendo sello racial, en donde predomina el perfil acarnerado y abundantes adornos.

Alfil II:(1908-1925) Bayo de 1.43 mt. de alzada. Animal macizo, fuerte, muy unido, sin elegancia ni esbeltez, con gran sello de raza. Temperamento enérgico, pero menos nervioso que Angamos. Manso, dócil, tranquilo, de muchas fuerzas. Bueno de silla y de vacas; sin resabio alguno, de rienda regular.

Fundador de familia

Presencia %

Coef. Sangre

N° veces

Angamos

100

10,8

103

Guante I

100

2,7

40

Africano

100

8,6

44

Gacho

100

7,4

15,5

Jefe de raza

Quebrado

100

6,3

5,6

Alfil II

100

8,1

31,7

Alcatraz

97

7,2

9,2

Tabla 1: Influencia de Fundadores de familia y jefe de raza en el caballo chileno actual. Para cada jefe de raza  se ilustra el porcentaje de ejemplares en los que está presente dicho antepasado,  el promedio del coeficiente de sangre que representa a la fracción de genes potencialmente variables en común y el promedio del número de veces que aparece en el pedigree.

 

En todos los seres vivos la genética es la suprema autoridad en el nacimiento y desarrollo de los caracteres de un ser vivo. Estos caracteres son transmitidos por el padre y la madre del sujeto, los que se pueden transmitir a lo largo de las generaciones desde los inicios de la raza hasta el caballo actual. Para inculcar una forma adecuada de crianza y selección es necesario entender cómo funciona la herencia e identificar a las características genéticas que se transmiten de una generación a otra. El estudio de la heredabilidad, que corresponde a la proporción de variación fenotípica en una población atribuible a la variación genotípica de los individuos, nos permite estimar las contribuciones genéticas y no genéticas en los rasgos buscados. Los resultados que este estudio arroja son una gran proporción de rasgos heredables a través de las generaciones y que conforman al caballo deportivo actual, en donde se pueden identificar denominadores comunes en características concurrentes en los potros fundadores de la raza y los caballos estudiados. La alta presencia de estos grandes potros fundadores de la raza en los caballos actuales nos permite encontrar características en común que trascienden las más de 20 generaciones que abarca este estudio. Es además por medio del inbreeding que ciertos rasgos genéticos pueden ser mantenidos o realzados a lo largo de las generaciones. El cálculo del coeficiente de inbreeding que corresponde a la probabilidad de que en cualquier locus (posición de un gen) de un individuo se encuentren alelos (genes) idénticos por descendencia nos permite identificar el nivel de homocigosis en los caballos y la probabilidad de que ciertos rasgos sean transmisibles en la reproducción de un ejemplar. Debido que en la formación del gameto se transmite un solo alelo para cada gen, al estar en homocigosis se asegura la transmisión de determinado alelo a la descendencia. Es mediante el uso de inbreeding en nuestra raza, provocado por el registro cerrado mantenido por más de 150 años , y la cruza de ejemplares de antepasados que donde reproductores como el Angamos, Africano, Gacho y Guante I resurgen en estos caballos, lo que confirma que su genética se encuentra presente hasta el día de hoy.

“Un solo caballo no es suficiente para formar una raza exitosa, es un conjunto de ejemplares destacados los que son capaces de hacerla permanecer a través de los siglos”.

El resultado de este acucioso estudio, nunca antes efectuado,  entrega datos sorprendentes.

Coloca a Angamos en el lugar de privilegio con su influencia actual, aflora Africano con una gran participación, muestra a Gacho en un lugar preferente,  y sorprende a Guante I con una influencia porcentual muy inferior a los que la mayoría pensábamos.

Alfil II demuestra una importancia impensada y Alcatraz confirma su aporte valioso.

Al estudiar los pedigrís actuales  la sangre del Quebrado tiene un  90% de influencia por línea paterna, pero si adosamos al estudio el resto de progenitores que llenan la planilla de cada pedigrí, arroja el resultado arriba descrito.

Avala la calidad de Angamos sus descendientes Arrebol, Hornero, Condorito, Aniversario,  todos Jefes de Raza en Argentina, Brasil, Uruguay.

Angamos es de origen “cuevano”, Africano de la “rama cuevana” de El Principal”, Gacho de origen “cardonalino”, Guante I de las antiguas crianzas en Aculeo de la familia Larraín Gandarillas.      

 

Caballo

SNA

C.I

% Angamos

Caballo

SNA

C.I

Angamos

Remojón

178072

2,94

12,14

Estafado

131597

3,06

10,74

Campero

194598

7,12

8,82

Tandeo

185570

5,2

12,75

Perdonado

191398

5,25

11,04

Augurio

145989

4,29

9,89

Roto pobre

189530

4,64

11,03

As de copa

167355

4,15

12,3

Porfiada

148674

2,35

11,41

Changa

149968

7,88

10,61

Rosalía 2

163357

8,3

9,2

Almendra

156448

6,96

11,58

Destacado

183131

5,8

10,77

Esperada

168981

2,97

12,88

Estreno

171700

3,82

12,16

Tumbaita

185036

3,65

10,91

Jamás Nunca

144158

3,3

9,06

Marito

176380

2,63

11,94

Endemoniado

158935

3,14

12,74

Buen amigo

181909

1,85

7,95

Embrujo 2

136993

9,43

13,15

Dulzura

177690

3,58

9,02

Discreto

182083

3,55

13,14

Delicada

177692

6,69

9,11

Sentencia

178215

3,07

11,68

Año Negro

167690

9,77

6,64

Luna

178209

4,5

8,02

Tiqui Taca

151351

3,16

6,08

Rebelde 2

163365

6,8

11,94

Maestro

188279

3,66

10,18

Indio

155269

4,02

9,56

Rastrojero

178023

3,96

11,07

Lindo amigo

159614

4,92

12,76

Quebracho

163672

5,22

12,35

Guarisnaque

177644

5,09

8,63

Malacara

145997

4,53

7,96

Escultor

145044

3,35

12,28

Canta serio

179811

3,28

8,97

Avispa

177364

4,71

8,95

Grandioso

186782

3,43

11,75

Garrincha

180116

2,94

11,39

Pellejuda

167178

4,84

11,71

Enguindao

173015

4,72

8,59

Cuenta Cuento

182819

10,09

12,13

Fascinada

158658

3,06

9,64

Motín

170544

7,52

12,28

On Chuno

180883

6,12

11,01

Manzanito

188477

5,55

10,13

Fajo

181901

4,17

11,04

Cacique

189777

4,91

11,01

Trigal

166334

2,66

10,46

Salvaje

189768

3,59

12,28

Querencia

167409

3,84

10,92

Poncho al viento

172570

3,7

12,71

Es más

168665

9,44

12,76

Corajudo

189217

3,32

11,68

Amanecida

172313

4,43

10,43

Encachao

177945

3,46

10,69

Enfoque

178449

3,83

11,58

Diajuera

176228

4,41

10,08

Rota Tacaña

177254

4,88

13,83

Roteque

157787

2,2

9,05

Estimada

156831

3,89

15,19

Amalia

171660

6,21

11,21

Sorpresivo

167966

7,31

7,98

Equipaje

189787

3,02

12,4

Chistosita

161097

3,78

11,37

Capataz

178014

3,03

11,38

Granizo

174758

3,88

9,59

Compadre

186619

4,36

9,91

Puyipato

142317

3,73

15,47

Quitralco

163518

10,19

8,94

Malacate

166732

3,27

9,39

Cantora

172852

4,27

11,93

Froilán

183462

5,5

8,21

Alabanza

161686

9,69

11,62

Tabla 2: Ejemplares participantes en la final del 65° Campeonato nacional con su coeficiente de inbreeding y % de sangre de Angamos. Se presenta el coeficiente de inbreeding (CI), y la fracción de genes potencialmente variables en común con Angamos. Las casillas en verde corresponden a los ejemplares en donde Angamos es el antepasado más influyente, azul para Africano y amarillo para Gacho.