¡Una linda experiencia!

El domingo 18 de mayo, se realizo en Ayacucho la primer carrera de endurance, organizada por el Club Independiente y la Sra. Susana Lima, experta en el tema.

Se dividió en tres categoría de acuerdo a la distancia, una de 60, otra de 40 y la tercera de 25 kilómetros, que fue en la que participamos.

 

De casa fuimos con tres caballos, Juana Solanet de 11 años con Fraile, Emilito Solanet de 7 años con Eco y yo con Trahuel Gavilán, fue la categoría más concurrida, casi todos los participantes de Ayacucho se anotaron en ésta como para saber de qué se trataba, ya que era la primera experiencia para casi todos.

Éramos alrededor de 30, entre los cuales había, caballos Criollos, mestizos y algunos pura sangre.

Llegamos a media mañana, pues la largada de nuestra categoría era a las 12.

Presentamos nuestros caballos para los primeros controles antes de iniciar la carrera; se revisa que cada caballo este en buen estado pada participar de la competencia.

Entre los participantes se encontraban Juan Manuel, Graciana y María Solanet (mis hermanos), Alejandro Solanet (primo); Eduardo Cuneo de 12 y Tita Cuneo de 9; Martina y Emilia Borini de 12, (sobrino); todos con caballos Criollos de la Estancia El Cardal.

¡Muchos nervios a la hora de la largada!, por desconocimiento del tema y por ser la primera vez en participar.

Largamos todos juntos ¡como en un malón!

A los pocos kilómetros nos fuimos desparramando. Emilito y yo nos colocamos detrás de los punteros; una yegua pura sangre que impresionaba mucho por su avance y temperamento, ”parecía que podía galopear todo el día”.También dos mestizos muy bien puestos ,montados por un chico de alrededor de 13 años y su tío, que ya tenían experiencias en estas carreras y Eduardo Cuneo en su picazo. Le seguíamos de cerca Horacio Culós en un gateado marca ‘El Cardal’, Emilito con Eco, bautizada por su dueño Económica y yo, en mi gateado.

El ritmo lo pusieron la yegua pura, los mestizos, y mi sobrino Eduardito Cuneo. Un galope bastante largo, pero había que seguirlos hasta donde se pudiera, sabía que nosotros tampoco “andábamos de a pie’’.

La primera etapa era de 15 kilómetros, por la mitad, uno de los mestizo se empezó a quedar, lo pasamos, pero el resto de los punteros no AFLOJO LA MARCHA .Hicimos los 15 kilómetros de un galope, Horacio también quedo con su gateado faltando unos 4 kilometro, el resto de los competidores se veían bastante lejos de nosotros Llegamos a los controles en cuarto lugar, ya que con Emilito entramos juntos.

La yegua pura no paso a la segunda etapa, termino manca y con 90 de pulsaciones cuando ingreso al control, el chico del mestizo y Eduardito con su picazo pasaron bien; Emilito con Económica también pasó. Mi gateado no bajo las pulsaciones reglamentarias (57) , que tiene que tener el caballo luego de un máximo de 15 minutos de espera para seguir bajo a 60, asi que quedé afuera.

La segunda etapa era otro recorrido, pedí autorización a los organizadores para ensillar y acompañar a Emilito, ya que en esta parte largaría solo y podría errar el camino.

Largaron los punteros, el mestizo y el picazo, siete minutos después, por error involuntario del control, creo yo, que por tratarse del mismo apellido, hicieron largar a mi hermano Juan Manuel con su gateado y tres minutos más tarde Emilito en su colorada, y yo salí a la par con mi gateado.

Nuestros caballos estaban enteros para encarar la segunda etapa, que era de 10 kilómetros. Salimos fuertes, teníamos que tratar de alcanzar al mestizo y al picazo. En ese momento me pareció algo imposible, habían salido 10 minutos antes que nosotros; iban lejos, pero bueno… yo pensé que la colorada podría entrar aunque sea, en tercer lugar. A los tres kilometro pasamos al gateado del Cardal que iba con un galopito corto pero firme, nosotros íbamos ligero, mi gateado no mostraba ningún síntoma de cansancio y la colorada tampoco. Nos empezamos a acercar a los punteros ! ya los veíamos…!  Apuramos un poco más la marcha y haciendo un esfuerzo para alcanzarlos le metimos unos cuantos metros a ”media rienda” .

LOS PUNTEROS MIRABAN PARA ATRÁS ASUSTADOS, PORQUE LOS TENIAMOS CERCA!!!

A los 8 kilómetros, más o menos, les dimos alcance y aflojamos la marcha los cuatro, ya que no tenía sentido seguir tan fuerte y entrarían los tres cortados del resto de los competidores, (yo estaba fuera de competencia). El corredor del mestizo y Eduardito agarraron un trote largo, y Emilito con su colorada seguía al galope para poder ir a la par.

Amigo aflójele, vaya al trote, hágale bajar las pulsaciones, le decía el del mestizo a Emilito ya que estábamos muy cerca de la llegada. Creo que Emilito no tenía mucha idea de lo que le quería decir, solo quería ir primero. Yo no le dije nada, total ya estábamos jugados y él quería llegar primero a la meta .Faltando unos trescientos metros apuró su yegua con las riendas y llegó primero, cortado de sus dos contrincantes.

¡Una gran sorpresa para la familia y el resto de los espectadores! ¡Verlo llegar en punta y de galope hasta la mesa de controles de entrada!

Mucha alegría…pero todavía faltaba pasar el control veterinario. Ya que no gana el que llega primero sino, el primero que pasa control.

Desensillamos rápido, y a echarle un poco de agua, enseguida tomaron las pulsaciones ¡tenía 70! ¡Había que esperar! .

A los 3 minutos se le volvió a tomar, HABIA BAJADO A 54. No pensé que después de tanto esfuerzo podía bajar tan rápido, entramos al control y pasó . La yegua estaba en perfecto estado.

Una gran alegría para nosotros pero no tanta para el mestizo y el picazo.

Reitero, no siempre gana el primero en llegar, sino el primero en pasar los controles con las mejores condiciones para seguir marchando.

En tercer lugar quedo Juan Manuel Solanet con Ahí Veremos Chispero.

En segundo lugar Cruz Cordero con Estrella.

En primer lugar EMILITO SOLANET CON SU YEGUA, como , Él la llama … ¡” ECOMOQUINA”!