El rodeo chileno, un deporte cristalino.

por Arturo Montory G.

 

En este convulsionado mundo actual, donde las noticias sorprenden cada día con algo nuevo y reprochable, el rodeo se ha mantenido como una isla de amistad deportiva, corrección dirigencial, respeto por la Disciplina, cumplimiento de las sanciones, recintos deportivos de primer nivel muy bien cuidados y queridos por sus asociados, de impecable presentación, novillos propios, fundo propio, oficinas, un recinto nacional precioso y muy bien cuidado, un lindo anuario y este portal web respetuoso, correcto e informado. Todos elementos que como los tenemos y vemos a diario, quizás no valoremos en toda su extensión y calidad.

 

En el rodeo conviven plenamente aficionados de todas las religiones, credos, tendencias políticas, orígenes raciales, altos, bajos, gordos y flacos, la apariencia no importa a la hora de ser dirigente o jinetes y atajar, lo que se aplaude es la corrección, espíritu de trabajo, eficiencia, calidad, elegancia, sentido deportivo de cada participante, y todo el que ataje será aplaudido por todos, somos así.

Reclamos por un novillo malo, pistas blandas o duras, tablas más o tablas menos, puntos más o menos que da un jurado, no son nada que quiebre la sana convivencia, solo detalles subsanables y a los finales todos felices.

La Federación cumpliendo acuerdos del Consejo Nacional ha optimizado el cuidado de los novillos y hemos visto castigos muy duros por infringir aquello, y ahora esta notificación de control estricto de doping de jinetes y caballos. 

La Prevención es la mejor política de cualquier Estado o Institución, actuar sobre hechos consumados ya no tiene arreglo porque la “mecha ya está encendida”, y nadie ha logrado detenerla, bien por rodeo.

Difícilmente exista otra institución de cualquier tipo en lo que sea, tan absolutamente transversal como el rodeo, donde nadie le pregunta al otro nada que no sea de caballos y rodeo, es nuestra fuerza de unión, la columna base de esta preciosa convivencia, y todas las medidas tomadas por la Federación van en esa dirección, prevenir, defender, mantener absolutamente sano nuestro deporte.

Este será el Campeonato N°67 organizado por los federados, y si contamos el rodeo de la Quinta Normal iniciado en 1936 pero organizado por la Sociedad Nacional de Agricultura y su sección Ganadería, agregamos un montón de años más de organización, convivencia y difusión de las tradiciones huasas.

Y un merito aun mayor, el rodeo no tiene nombre, es de todos, nadie en particular es el rodeo, lo hacemos todos, nadie ha sido ni es tan especial que su solo alejamiento hiciera tambalear siquiera por un minuto el rodeo, en ello reside su fuerza, en que conviven y compiten a todo nivel, mujeres, hombre, niños y niñas, y todos trabajamos por y para el rodeo, para engrandecerlo y que perdure en el tiempo, lo que se ha logrado plenamente y esta medidas lo harán perdurar sano muchísimo mas.