Imprimir

Sergio Patricio” Pato" Carrasco Rey, un personaje inolvidable.

por A.M.G.

 

Conocido por todos como “Pato” Carrasco, y digo todos porque no creo que existiera un rincón del mundo corralero en los últimos 30 años que no conociera al famoso “Pato”.

 

Un huaso muy especial, aculeguano puro y orgulloso de ello, recorrió Chile varias veces corriendo en todas las medialunas del país, y lo hizo con muchísimos compañeros, viejos, jóvenes, profesionales, aficionados, en fin nunca hizo hincapié en ello, acompañaba al que se lo pedía, sin poner el resultado deportivo de por medio sino la felicidad de ayudar y cooperar a otra persona.

Un deportista ejemplar, cuando llegaba a un rodeo si a alguien le faltaba algo sea en apero, caballos, compañero, flete de sus caballos, lo que fuese, el Pato se acercaba y lo solucionaba, era increíble su capacidad de cooperación y su alegría de solucionarlo.

La mayoría de las personas rehúye encontrar problemas, sobre todo en momentos de diversión, el Pato parece que los buscaba, porque siempre llegaba a ellos.

Acampado a más no poder, caballero, correcto, gran amigo, huaso verdadero, y bueno para correr, un tremendo jinete.

Tenía la rara capacidad de adaptase rápido a cualquier caballo y compañero y los hacía rendir a todos y él nunca bajaba su rinde, una gran cualidad, no le importaba si los novillos eran buenos o malos, un experto en correr novillos difíciles de esos que nadie quiere, a todos les sacaba partido, una paciencia envidiable y nervio a todo prueba, estando en la cancha jamás se entregaba, ni a la rabia ni a la desazón, ni al desanimo, sien roe trataba de sacar partido al animal que le había tocado , por lo cual los premios le llegaban solos y siempre.      

En 1990 fue 10° en el ranking de jinetes y fue finalista muchas veces.

Conversador incansable, opinador, era extraño verlo callado, de una facilidad de palabra increíble, entretenido, ameno, gran contador de “tallas” de otros corraleros, al día en cuanta noticia corralera hubiese en cualquier lugar, sobre todo de sus amigos cercanos, las sabia todas, y por lo cual siempre estaba rodeado de amigos, que los tuvo por montones.

Conversar de caballos con él era una experiencia, tenía un vocabulario inmenso en relación al arreglo y la forma de arrear, ir a la mano, atajar, entregar, salir de la cancha, del apiñadero, lo que fuera, era una enciclopedia en moverse dentro del corral y veía facetas que nadie más se preocupaba.

Su ídolo en los corrales era el “Memo” Barra, su gran amigo.

Pato, buen arreglador de caballos, paciente y consiente, se tomaba el tiempo necesario y logro muchos éxitos hizo cantidad de caballos. 

Bueno para bailar cueca, que lo hizo infinidad de veces dentro de la medialuna, celebrando.

Y su gran orgullo en los últimos años fue hacer corrido con su hijo Patricio “Patito”, se llenaba de felicidad, y obtuvieron muy buenos resultados.

En los últimos tiempos una dura enfermedad lo tuvo postrado, ahora Descansa en Paz. 

Si existiera un premio póstumo de Mejor Deportista, Sergio Patricio Carrasco se lo ganó.

 

Foto:

-alfredo moreno-oscar bustamante-sergio y patricio carrasco-hugo cardemil y jose victor quezada-rodeo comalle