Imprimir

Pedro Donoso J. trabajando a Paicavi Guitarrazo.

Guitarrazo cumple 4 años el 25 de noviembre del 2015, y está siendo “trabajado o arreglado” con mucha paciencia y calma por el “arreglador” Pedro Donoso Cornejo y su hijo Pedro Donoso Jeria.

Está ejecutando los primeros ejercicios de la Escuela Ecuestre Huasa, primero al paso para ir acondicionando su mente y su cuerpo, repitiendo con gran o paciencia cada ejercicio y sin jamás cansar al potro, que quede con ganas, nunca agotarlo, y no más de 15 a 20 minutos con intervalos, tres veces a la semana.

 

Siempre con guatana y la lengua amarrada, envuelta en un paño suave, para que se acostumbre es dejarla bajo el freno en el futuro.

En esta ocasión lo monta su hijo Pedrito, un joven jinete de rienda y rodeo, de solo 22 años, el cual corre con su hermano Guillermo y conforman una de las mejores colleras de jinetes de Santiago, ambos con un ancho futuro en este lindo deporte.     

Pedro Donoso padre, hijo del gran arreglador Guillermo Donoso que hizo una gran y larga campaña especialmente en Asociación O’Higgins hace ya varios atrás, le ha inculcado a sus hijos el amor por el trabajo constante y disciplinado, sin jamás usar el castigo al caballo como forma de trabajo, primando la paciencia sobre otras cosas.

A Guitarrazo aun le faltan “dos años” más de trabajo, ya está empezando a topear con novillo también muy suavemente porque al potro le “gusta el toro” como dicen ellos, y ello es muy delicado porque así como aprenden las cosas buenas también aprenden las malas, nunca se debe apurar un caballo de estas condiciones.

O sea que los 6 años recién empezará acorrer en rodeos y muy suave al principio hasta que madure y garantice una larga campaña en corrales. Porque un caballo hecho en esta forma dura una vida entera útil y sano.

Fíjense que no usa protecciones ni en las manaos ni en la patas, porque lo trabajan muy bien y le piden lo que el caballo es capaz de dar en cada etapa, nada de apurarlo.

Como lo hemos estado haciendo iremos mostrando los avances del caballo con el fin de ilustrar y ayudar a otras personas a apreciar y valorizar lo nuestro, y entender la forma que se trabaja un caballo chileno de pura raza.

Muchos corraleros opinan que ya no quedan “arregladores” a la antigua, aquí le mostramos el trabajo de uno y bueno.

Con menos de tres años de trabajo a partir de los 3 años de un caballo, jamás tendrá un caballo corralero terminado como corresponde.