Imprimir

             

Por A.M.G.

Primer Campeonato Nacional de Rodeo, efectuado en Victoria.

En la ciudad de Victoria el año 1911, fue la primera confrontación entre los campeones de todo el país. No se le denominó “campeonato nacional”, pero en la realidad lo fue.

Se le anunció como el “Gran rodeo de todos los Tiempos”.

 

Dicen los de la época que asistieron a él:

“Que jinetes y que caballos se reunieron. Lo mejor de la época, realmente un grupo sensacional”.

“La final se disputó por las siguientes parejas”:

-Miguel Letelier y Tobías Labbé en Maga y Caja, de hacienda Aculeo. La primera, baya acoipada y la segunda baya marrilla.

-Alejo Rubio, Jinetes: Alberto Ibarra y Benjamín Aguilera en Lucero y Machete de Requínoa.

-Pascual Silva y Ramiro Rey de Hospital.

-Ricardo Salas y Alamiro González campeones del Matadero de Santiago.

- Miguel Ángel Benavente, Jinetes: Manuel Lobos y Juan Adolfo González.

-Juan Augusto Salinas, de Angol, más conocido como el Negro Salinas y Manuel Marchant.

-Alberto Moller con Pedro Molina en Espuma y Niebla.

-Emilio Fuentes y Roberto Zapata en Gallineta Cuarta y Verbena.

-Celedonio Verdugo “El Cheuto Celedonio” estimado el mejor de Chile, con Ignacio Astaburuaga, representando a Aculeo.

- Carlos Cifuentes Rozas de Longaví y Gabriel Chávez en Lima y Pije”.

Relata don Miguel Letelier en sus escritos, que con su compañero Tobías Labbé ganaron este rodeo.

Escribiendo el libro sobre Reproductores de la Raza Chilena, me encontré con su relato y me acordé de este rodeo que pongo a disposición de los lectores.

Lo importante de señalar primero los nombres de grandes criadores y jinetes, Miguel Letelier propietario de hacienda Aculeo; Tobías Labbé reproductor del Gacho; Alejo Rubio del criadero

Sierra II; Ramiro Rey, criadero Telémaco; Alberto Moller de criadero Vaquería.

Las yeguas Maga, Caja, Espuma, Niebla, Gallineta I y II, Lima, están desarrolladas en libro antes mencionado.

De los jinetes hablaremos en otro artículo.

Lo destacable es que el caballo chileno y las yeguas reproductoras eran sometidos a la selección que implica el rodeo y la rienda desde antes del 1900, lo que garantizó la calidad de selección de los ejemplares futuros y el éxito de la raza en el continente, tema valiosísimo que continuaremos desarrollando.