Imprimir

Por A.M.G.

Desde que se efectuó el primer Campeonato Nacional de Rodeo en abril de 1949 en Rancagua, existió preocupación por la gran cantidad de colleras que asistió y de inmediato se idearon formas de controlarlo, por lo cual este tema es eterno y quizás nunca termine.

 

Cuando en 1987 el sistema de puntajes que debían cumplir las colleras sucumbió, se inventaron los Clasificatorios, una forma se selección que se creyó definitiva. Y ahora después de múltiples cambios en los 26 años que lleva funcionando nos encontramos confundidos haciendo consultas, reuniones de todo tipo y la solución no se vislumbra.

Cada sistema debe adecuarse según los tiempos que corren.

Puntos de vista: “La verdad depende del cristal con que se mire”.

-Primero, en la actualidad los novillos de las Serie de Campeones de los Clasificatorios los coloca la Federación del Rodeo Chileno, los cuales pertenecen a todos los socios con carnet al día del país, los que sin duda se sienten con legitimo derecho a buscar “ajustes“ para correr en ellos y el Nacional, meta y fin de todos los corraleros, eso de “corro porque me gusta, no me interesan los premios” creo que es pasado.

-Segundo, la grandiosa y moderna difusión de los Clasificatorios y Nacional tienta a cualquiera a querer estar presentes en ellos, por gusto, por sus caballos, por su sacrificio durante el año, en fin cada uno le busca el acomodo a su propio tema.

-Tercero, todas las Escalas de Honor tanto de jinetes, caballos, yeguas y potros se efectúan por votación de las Asociaciones en base exclusiva del rendimiento en el Campeonato Nacional y casi todos, sobre los que corren la Serie de Campeones, o sea vamos acotando el éxito deportivo casi

excluyente de la masa corralera a solo los que tiene la suerte de participar en la final, el resto vale muy poco.

-Cuarto, el que esto escribe es público como los 30.000 a 40.000 personas que asisten a Rancagua y los cientos de miles que lo ven en las pantallas de TV y computadores, que lo que quieren ver como todos los que asisten, a los mejores jinetes y caballos del país en la pista compitiendo en el Nacional. Todos suponemos que son los mejores, sin exclusión. Lo que está muy lejos de la realidad por las innumerables cortapisas para limitar la participación de los “profesionales” favoreciendo a los “amateur o no profesionales”, que corren por “amor a las mantas”.

-Quinto, ¿quién se resiste a este “chocolate” que es el nacional?

-Sexto, nunca han querido por diversos motivos efectuar un nacional totalmente de aficionados y otro que incluya profesionales. Se ha conversado muchísimas veces, pero los directivos invariablemente se han opuesto o no le han dado “tiraje al gas” y la típica “veámoslo más adelante”.

-Séptimo, se ha transformado en un campeonato aparte, -que Asociación lleva más colleras al nacional-  por lo cual así como vamos llegaremos a los 700 u 800 rodeos en la temporada en poco tiempo más e interpretar ello como un éxito deportivo o de organización y difusión, es un error garrafal, es la muerte anunciada de caballos, jinetes y bolsillos.

En el último Consultivo se acordó en definitiva Tres Clasificatorios y dos Repechajes.