Por AMG

Un Nacional distinto y llamativo, en que los primeros lugares lo ocuparon colleras que no estaban en un primer plano nacional,  pero demostraron toda su valía y calidad ante una medialuna llena,  que ejerce gran presión sobre los corredores, pero éstos superaron los escollos y con tremenda calidad llegaron a los primeros lugares, con todo el mérito que ello requiere.

 

Aquí no quedó la sensación de atajadas que pudieron ser, de colleras con mala suerte o que regalaron lugares, los campeones ganaron bien.

Jesús Rodríguez y Christian Pooley, jinetes que merecieron con creces ser los nuevos campeones al marcar 37 puntos, en los colorados Rangoso y Canalla. Segundos campeones de Chile fueron Camilo Padilla y Francisco Cardemil Porcile montados en Elegante y Soñador, con 35 puntos. Terceros campeones Pablo Aninat y Sergio Abarca en Estrellero y Estafado con 33 puntos.

Refiriéndonos a los campeones procedentes de Temuco, igualaron los éxitos de colleras que los antecedieron en el tiempo y que fueron los campeones en Rancagua el año 1949 Ernesto Santos y José Gutiérrez en Vanidosa y Bototo; campeones en 1956 en Chillán Abelino Mora y Eliseo Calderón en Cervecero y Latosito; campeones en Maipú en 1961 Abelino Mora y Miguel Lamoliatte en Aceitaita y Pluma; campeones en Valdivia en 1966 Abelino Mora y Miguel Lamoliatte en Aceitaita y Flecha; campeones en Rancagua en 1983 Leonardo García y Manuel Rey en Alborada y Ronquerita, todos pertenecientes a la asociación Temuco.

Fue una celebración de los 60 años majestuosa, inmensa cantidad de público, mucho no pudo ingresar al recinto, se hicieron homenajes a campeones históricos, al famoso "colero" Masajuá, da gusto ver de capataces a huasos señeros del rodeo, además un lindo homenaje a los que ya nos dejaron, lo que significa que el rodeo como deporte no olvida a su gente, respeta y recuerda a todos los que aportaron a su grandeza. 

En cuanto a la competencia Christian Pooley no hizo más que confirmar lo que mostró cuando tenía 17 años y obtuvo un 2° champion de Chile, que después repitió, ahora ya maduro como jinete se ha convertido en una realidad, de su compañero Jesús Rodríguez no puedo decir otra cosa que "sorprendente", como rindió cuando era lo más difícil, hay que tener muy buena madera para hacerlo en forma tan eficiente.  Premiaron en los últimos lugares y como atajaron en la tarde, me recuerda a Abelino Mora que muchas veces hizo lo mismo. Sus caballos Rangoso y Canalla muy eficientes, sin fallas y aguantadores.

Camilo Padilla  mostró el gran jinete que siempre ha sido, junto a Christian  son para mí los mejores del país, deben disputar las preferencias para el ranking anual, Francisco Cardemil Porcile, heredo toda la inmensa calidad conductiva de la familia Cardemil, bien sentado, tranquilo, haciendo las cosas justas, atajador cuando necesita, dominador de la escena, un gran jinete de amplio futuro, digno continuador de la dinastía familiar. Sus caballos el barroso y el tordillo excelentes.

Pablo Aninat un fenómeno, nunca había visto un jinete de 16 años hacer 4 puntos atrás en el tercero y marcar 8 a la mano en el cuarto animal, realmente estamos en presencia de un futuro crack, el tiempo lo dirá, su compañero Sergio Abarca un profesional eficiente y rendidor.  Los potros Estrellero y Estafado  buenísimos, como atajaron y son livianitos, de gran calidad.              

Esto indica que el rodeo está abierto para cualquier collera de calidad, no es solo un premio para los grandes corrales, lo importante es rendir en el momento justo.

El sello de raza de la yegua Fiestera me parecido muy justo, la yegua estaba preciosa, muy bien presentada, y en la tarde estuvo excelente, mejor que cuando fue campeona.

 

Este resultado causara grandes cambios en los ranking anuales tanto de jinetes como de caballos, aparecieron nuevos actores impensados meses atrás.  Hay que ser valientes y jugarse por la renovación, hay que premiar en los primeros lugares a estos noveles jinetes.

El rendimiento de los antes nombrados nos indica algo muy claro en el rodeo, que es aprovechar el momento lo que parece muy simple pero no es así, los caballos y jinetes rinden al máximo cuando todo se les da fácil, atajar no cuesta, todo sale bien, sin gran esfuerzo, pero ese gran minuto en la vida hay que tener la cabeza y decisión para acometerlo, eso hicieron jóvenes, inganables en ese histórico momento para ellos.

En cuanto a las "figuras" que no llegaron arriba, no les quita ni agrega calidad a su cometido, solo que no era su tiempo.

Fue un gran nacional muy bien dirigido y ejecutado por los directores a cargo, se merecen un público aplauso.

En cuanto al jurado si nadie se acuerda de ellos es porque estuvieron muy bien, igualmente la buena calidad del ganado.