por A.M.G. 

 

Reciente ganador de varios premios en Exposición Nacional, este bayo coipo es fiel representante de la fuerza de la genética a través de su madre.

Hijo de Estambre por Estallido y Revista por Iberia, y por su línea materna hijo de Quila nacida en criadero Quilonco por Picante (Ojalatero-Zapateado) en India hija de El Huila en Iberia, de la cría de Nilahue.

Imbreding absoluto en la gran madre iberia.

Las yeguas Iberia, India, Revista todos de color coipo, la Quila de color mulato acoipado, y Avellano bayo coipo.

La gran madre Iberia reproducida en criadero Nilahue donde dio a India en El Huila; en La Amanecida dio a Indiano, coipo muy bueno de criadero Santo Tomas; a Corpiño en Caudillero; a Espiga, Estilete, Estruendo, Ilusión, Infiel, Revista, Rufina, Escondido, Insulto y Gran Contubernio, todos ampliamente conocidos.

Indiana la madre de Iberia, fue una gran vaquera que fue 6° en 1967 del ranking de yeguas y finalista en nacional de San Fernando con Haciendo Sed y casi ganadoras hasta el final, una gran vaquera. Fue madre de Indiana II, Iberia, Sonueco, Tomaito, Gitana, Pililo.

La madre de Indiana fue Enfiesta criada por Juan Rivas, alazana hija de Abanderado que fue criado en Santa Julia de Guillermo Barker, y donde su jinete era Juan Rivas, era de color alazán, hijo de Volador I nieto materno de Bayo León, en Multiflor por Damasco (el padre del Batro) nieto directo de Bayo León, todos caballos reproducidos en criadero Santa Julia, de donde Abelino Mora obtuvo muchos de sus grandes yeguas vaqueras. 

Una línea materna se demuestra y es útil a través de muchas generaciones y con distintos padrillos, la fuerza de la madre marca su descendencia y el porcentaje de descendientes útiles es altísimo, mucho más que buscando solo buenos nombre de potros famosos para reproducir e invariablemente la gran mayoría llega a Bayo León y su padre El Caldeado.    

Me refiero a antepasados de Angamos, No Me Toques, Batro, Rascucho, Longaviano, Quillacon I, Longaviana, Leona V, Astil.    

Si quieren hilar más fino, la simple observación de la foto de Avellano podemos apreciar el largo de sus cuartillas (distancia entre nudo y casco), típicas de la descendencia de El Caldeado, según don Francisco Antonio Encina, lo que los convertía en caballos muy rápidos en distancias cortas, y esto sucedió hace mas de 150 años, esa es la fuerza de la raza pura.