Carta llegada de lector.

“Don Arturo

Un gran saludo desde Iquique, ya que leo siempre sus comentarios, soy un aficionado al rodeo ya que me crie en las pesebreras hasta los 8 años pero por circunstancias de la vida tome el camino que la Patria me llamó.

 

Quisiera contarle una pequeña historia, mi padre que a la fecha va a cumplir 87 años fue un peticero que trabajo en Comunidad de don Darío Pavéz en su fundo de Graneros, criadero Las Camelias,  con Don Pepe Zavala y Don Arturo Ríos,  y me cuenta que cuando se liquidò el criadero se fue con don Pepe a trabajar con don Conrado Zaror a Codigua, criadero Mandinga, y después específicamente a La Morera a Til Til, criadero Casas de Polpaico.

Estando ahí don Gustavo Donoso le regala un potrito nuevo a la Sra. María  esposa de don Pepe Zavala, que se llamaba Estribo este lo toma a cargo y lo cuida, me cuenta que don Pepe lo tuvo2 veces listo para castrarlo pero como era de la Sra. mi papa corría a decirle lo que estaba pasando y ésta lo regañaba diciéndole que el “Pirula” (Donoso) se lo había regalado a ella.

No sabe cómo pasó  a poder de un Sr. Enrique Lobos y ahí le pierde la pista al Estribo ya que de ahí nos vamos a la Compañía Agrícola a Graneros  y se emplea con don Alberto Araya. Allí trabaja con don Evaristo Acevedo, luego se retira de los caballos y se va trabajar al Mineral de la Braden Cooper y una vez que se retira vuelve a los caballos con Don Manuel “Farolito” Fuentes en Los Lirios.

Él también fue peticero del Potro Pichanguero,  cuando éste llegaba a correr a Rancagua.

Se imagina Ud. Don Arturo si esto hubiera pasado, otra historia se contaría y no la de Estribillo, cosas del destino y todo esto porque el potro no era del gusto de don Pepe y por eso

peleaba con Pepito Larenas.  

Muchas gracias por leer esto.

Saluda a UD”.

Roberto Silva González