Por A. M. G.

Hace ya 40 años que mi tío Felix Gajardo, historiador, me regaló el libro “El caballo chileno” escrito por don Uldaricio Prado, el que encontró escondido en una vieja librería de calle San Diego.

Dicho libro fue publicado en 1914 y preparado por su autor a partir del 1900 en adelante.

En ese tiempo, otro tío, Don Hernán Anguita Gajardo, escribía sus famosos artículos para el Anuario de la Federación de Criadores, años 1964 al 1970, cuando Don Raúl Pavez Romero era Secretario General y Director de ella, además uno de los propietarios del famoso criadero “Las Camelias”. (donde se reprodujo Quebrado)

Sus artículos el tío “Nancho” me los pasaba para que yo los leyera y pudiera corregir algo, lo que me hizo meterme muy a fondo y apasionarme por el tema de los caballos chilenos, lo que me llevó a escribir el libro “Genealogía de una Raza” y la colección “500 años del caballo chileno”.

En esos años revisando una y otra vez el libro de Don Uldaricio, lo que sigo haciendo, encontré un párrafo que en su momento no le dí importancia, pero lo dejé marcado, y así estuvo por más de 40 años. Con el correr del tiempo y especialmente ahora con el nuevo impulso de la raza, que ingresó a FICCC y cuyos ejemplares son tan apreciados en el extranjero, he querido hacer pública mi teoría y descifrar el siguiente enigma.

Existe un párrafo escrito en la página 817 y 818 del libro “El Caballo Chileno” y dice textualmente:

“En el departamento de Laja, provincia de Bío-Bío, Don Lorenzo de la Maza, reunió un selecto grupo de caballares chilenos, adquiriéndolos del famoso y conocido criadero “El Principal” de Don Vicente García Huidobro.

En 1913 Don Lorenzo de la Maza adquirió en “Los Torunos” el potrillo Alcatraz, hijo del premiado y campeón Azogue, con lo cual no trepidamos en augurar a ese centro de crianza caballar, un éxito seguro y porvenir floreciente”.

Tremendo acierto, Alcatraz fue el potro base del criadero “Curiche” de don Estanislao Anguita A. ubicado en Los Angeles por esa época (1920) y cuya exitosa crianza dejó profundas raíces que llegan hasta hoy, a través de los conocidos Rigor-Ñipán-Salteador-Picunto-Regador-Alcatraz II-Reparo-Recacha-Racha-Rigurosa-Reguera, etc.

Este párrafo fue escrito hace 90 años y al parecer nadie la ha dado mayor importancia o quizás pocos lo han visto, porque está al final del libro casi escondido, pero tampoco nadie “lo ha desmentido” y conste que don Uldaricio Prado, fue el primero en escribir y estudiar en profundidad el caballo chileno.

Fue zootecnista, criador y jurado de caballos en las primeras Exposiciones de 1900 en adelante y trabajaba en la calle Portugal al llegar a la Alameda, frente a la Universidad Católica, donde el ejército tenía un Regimiento de caballería y adiestraba el personal en su manejo. En la actualidad este edificio lo ocupa la Escuela de Arquitectura.

Curiosamente este artículo lo escribí en una oficia ubicada casi frente a la Universidad Católica.

Dice la historia que “en 1908 don Luis de la Maza, viajó a Graneros a la hacienda Miraflores de don Alberto Correa Valenzuela, y ahí le ensillaron una yegua montura sobresaliente, la “Bandurria”.

La impresión de las bondades de la yegua fue óptima, lo que hizo que don Luis de la Maza encargara una cría de la yegua. Al tiempo parió la yegua y dicha cría fue Alcatraz, el que compró para don Manuel de la Maza en 1913.

Años después lo vendió a don Lisandro Anguita, quien en 1925 lo vende a su primo Estanislao Anguita para el criadero “Curiche” que luego formó su hijo Estanislao “Lito” Anguita Anguita.

Alcatraz nació en 1911, inscrito con el número 941 del Stud Book. Fue un potro de color barroso, cariblanco, con una mano y pata blanca, manchas blancas en el costillar izquierdo y derecho. Murió en 1940 a los 29 años.

Comenta Emilio Fuentes que en ese entonces era el arreglador de don Manuel de la Maza, propietario de Alcatraz en ese tiempo, y dice textual:” era largo, parecía un queltehue cuando estaba suelto en el potrero, era muy bonito. Lo tomé en 1916, lo recibí de freno pero sin arreglo, pesaba alrededor de 400 kilos y salió bueno”Al tiro” (de inmediato). No costó nada arreglarlo, obediente, vivo, inteligente y astuto. Hizo collera con un potro de don Manuel y ganaron champions muchas veces, mientras más viejo Alcatraz, maduraba y envanecía, más puesto y forzudo. Era cariblanco y con algunos pelos rabicanos en las verijas, una pierna blanca hasta arriba, de buen encuentro (pecho) bajos sólidos, piernas fuertes, reforzadas, excelentes corvas, costilludito, un poco abierto de patas al caminar, tusa delgada, mechón abundante, de gran rienda”.

En la Quinta Normal en 1919 lo movió Calixto Vilches y se lució. (Abuelo de Horacio Vilches arreglador del criadero Agua de los Campos).

Alcatraz era una máquina para caminar y muy manso. Corrió en los Angeles, Mulchén y Chillán.

Otro comentario de esos años (1930) es de Manuel Faúndez, el eximio arreglador de don Manuel Benavente y de don Cesar Rozas, y que participó en la Fiesta del Caballo Chileno, efectuada en Chillán en 1929 y dice, textual:” Vi reunidos a la flor de los caballos de la rienda de esos años, a dos célebres Alcatraz y Mechero 2 (hijo de Desrodillada por Bayo León y padre de Coli Cura madre de Longaviano – Cinturero y Longaviana), éste de propiedad de don Miguel Angel Benavente, que movió Ramón Aguilera, empataron en casi todas las pruebas y en el puntaje final. Hubo desempate, fue una troya y ganó finalmente Alcatraz.

Don Uldaricio Prado era agrónomo, profesor de Zootecnia de la Universidad Católica de Chile, jurado de Exposiciones de caballos en la Quinta Normal desde 1910 y escribía artículos técnicos para la S.N.A. que se publicaban en el “Boletín Agrícola” y luego en “El Campesino”. Sus enseñanzas están plenamente vigentes.

Además fue criador de caballos chilenos e inscribe en Octubre de 1880 a Torcaza con el número 90 del Stud Book y Limonada en el número 93 en Octubre de 1892. Con esto quiero demostrar la idoneidad de don Uldaricio en el tema.

Su libro fue considerado un tratado de nivel mundial, siendo citado por todos los que escribieron posteriormente de caballos en Sudamérica y algunos tratadistas españoles, por el prolijo estudio histórico desarrollado.

Don Uldaricio conoció a Guante I-Africano-Azogue-Alfil II-Alicanto- Bronce, lo que avala sus comentarios, además escribió de caballos de su época y a esa fecha los caballos inscritos no eran más de 300 a 400 en la zona centro del país, y los criaderos grandes poquísimos.

Hago esta alusión porque los pocos caballos inscritos y valiosos que había, todos los hacendados los conocían. .El país a esa fecha tenía un millón de habitantes.

Sobre el abuelo de Azogue el Bayo León, él recibió información directa de personas que conocieron el potro personalmente como los criadores don Pacífico Encinas, don Ernesto Lavín y don Francisco Silva Basterrica.

Como sabemos, Alcatraz número 941 aparece inscrito como hijo de Africano , número 552 y Bandurria, número 494 en el Stud Book número 1. Me refiero al Registro original, no al impreso que es el que todos conocen. Alcatraz nació en Abril de 1911 criado por don Alberto Correa Valenzuela.

Respecto de su madre Bandurria, aparece en el Registro como de origen Diaz de Valdés, nada más, sin hacer mención de sus antecedentes, la inscribió don Alberto Correa V.

Bandurria era de color bayo barroso, cariblanca, con 4 pies blancos y una mancha en la guata.

Siempre me intrigó dicho origen y lo que descubrí es tremendamente valioso para la raza y se los cuento.

 

Don Ignacio Diaz Valdés fue el administrador del fundo Santa Rita de don Manuel María Figueroa, señor que era el propietario del Guante I. Cuenta la historia que “ a la muerte de don M.M. Figueroa se hizo un remate en 1882 de sus pertenencias, donde Guante I fue adquirido en la suma de $400 junto con otro potrito hijo de Guante I llamado El Chiche en $200 por don Ignacio Diaz Valdés. (El Chiche no aparece inscrito en el Stud Book)

 

Al cabo de un año le vende el Guante I a don Agustín Edwards Ross, el cual lo presentó a la Exposición de la Quinta Normal en 1883 y también figuró a nombre de don M.M. Figueroa en la exposición de 1875, quedando registrado su color bayo.

 

Compitió 1875 en la categoría Raza Chilena con el número 11 y con el número 40 en 1883.

 

Por lo tanto, don Ignacio Díaz Valdés lo reprodujo además de quedarse con su hijo Chiche. Inscribió en el Stud Book a la segunda hija de Guante I que aparece Boya 1 con el número 94 en Caldeada, en Octubre de 1882, de color bayo y dos patas blancas.

 

Don Ignacio era el dueño de la madre de la Bandurria, seguramente una yegua overa de gran calidad, la que reprodujo con el Chiche y de ahí nació la Bandurria que es bayo barrosa. Además, usó la misma letra “B” de su primera yegua inscrita Boya, costumbre muy usual de los criadores al provenir las crías del mismo origen. (Costumbre aún vigente, casi todos los hijos de Estribillo empiezan con E.)

 

Estas razones las debe haber conocido don Alberto Correa V., estudioso y entusiasta de la raza, lo que lo llevó a comprar a Bandurria y tenerla en tan alta estima, (como que se la ensillaron a su gran amigo don Luis de la Maza, muy típica actitud de un criador) además de reproducirla con los mejores potros de la época.

 

Si nos atenemos a que don Luis de la Maza la conoció en 1908, Bandurria ya debe haber tenido10 años a lo menos, o sea, habría nacido alrededor de 1895, porque además parió en 1908 y su última cría la dió en 1915.

 

Bandurria dejó tres crías inscritas y son: número 482 Guitarra 2 por Cóndor I (Angamos Y Lluvia) nacida en 1908 de propiedad de don Alberto Correa V. de color bayo amarillo, cariblanca, 4 patas blancas, raya lomo; después nació Alcatraz en 1911 y por último aparece la número 1676 Paquita 1 por Cóndor I, nacida en Enero de 1915 y fue de color overo bayo y 4 patas blancas. Cóndor I era de propiedad de don Alberto Correa V. y ya viejo lo compró don Francisco Encina A.

 

Don Alberto Correa V. tiene el inmenso mérito de haber rescatado del mas absoluto abandono el Angamos I, que después vendió a Aculeo.

 

Podemos concluir que Bandurria es probable hija del Chiche en una madre overa, por lo tanto sería nieta del Guante I lo que avalaría su gran calidad de obra que traspasó a su hijo Jefe de raza, con tan inmenso poder de liga que aún perdura por mas de 100 años.

 

Tamarugo, Orayón, Enlace, por nombrar los más destacados actuales, (2005) descienden de Alcatraz.

 

En cuanto al color overo que tanto se ha especulado, queremos observar lo siguiente:

 

En la formación del caballo español participó el caballo Danés cuya característica fue el “color overo o pío” formado de manchas grandes, bien delineadas, con dos tonos, generalmente el negro con el blanco o con el colorado y mulato. Estos caballos formaron la población caballar del Imperio Godo en el siglo IV, época en que se subdividió y los visigodos invadieron el Occidente de Europa hasta llegar a España.

 

Eran caballos de pequeña talla y gruesos. Dicho tipo llegó a América tanto al Sur como al Norte, donde tuvo gran desarrollo entre los indios Norte Americanos

 

En la colonia fueron muy apreciados especialmente para lucirse en los desfiles, pero poco común entre los potros iniciadores de las familias caballares conocidas.

 

En el Stud Book aparecen overos inscritos los primeros años pero siguen en forma decreciente.Hoy, casi muy pocos

 

Volviendo a Alcatraz, corresponde estudiar lo que opinaron de él don Francisco Antonio Encina Armanet y don Hernán Anguita Gajardo.

 

El primero, en su libro “Reproductores Jefes de Familia de la Raza caballar chilena”, dice de Alcatraz: (pag. 69): “Potro barroso cariblanco, mancha en la guata y patas blancas, hijo de Bandurria, la célebre yegua de Diaz Valdés, el más valioso hijo de Africano, que heredó además no sólo la energía sino el tino de su madre” Pero a su vez refiriéndose a Africano:” No se conoce un solo caso en que haya mejorado la energía y el empuje de la madre, por el contrario, casi siempre apagó las cualidades de la sábana materna”. En otra parte dice:”En cuanto a las condiciones morales que heredaron sus hijos, todos han sido animales mansos, cómodos de silla, mientras no se exigían a un gran esfuerzo, porque espoleados, recogen la lengua y se desbocan.”.

 

Todas esas razones “no” calzan con las condiciones de Alcatraz, caballo extra de silla y de rienda, y de larga campaña en el rodeo

 

En cuanto a lo que dice don Hernán Anguita G. es lo que sigue: Anuario 1965 Pag. 59 “Alcatraz, potro barroso cariblanco, nacido en 1911 y muerto a los 29 años. Por Africano y Bandurria, célebre yegua que traspasó al hijo sus bondades y hechuras, color y pintas. Alcatraz fue famoso de Riendas, silla y corrales, de actuaciones extras en rodeos de su época, ligador como el que más, ha fundado una familia con marcados caracteres propios y de gran valer.

 

De obra junto a Quebrado y Bayo León, de los tres mejores Jefes de la Raza”.

 

Consulté a mi tío Hernán Anguita sobre lo que aquí exponemos y me dijo que simplemente nunca había leído ese párrafo de don Uldaricio Prado por lo que jamás comentó sobre el tema en su tiempo, y tampoco lo de la Bandurria, pero que a la luz de los hechos que he relatado, opinó que muy bien podría ser así la historia dada la tremenda calidad de Alcatraz y su descendencia.

 

Siguiendo con lo escrito por don Uldaricio Prado referido a la paternidad de Azogue sobre Alcatraz, veamos la historia de Azogue.

 

Inscrito con el número 452, es hijo de Coipo por Bayo León en Maiva, también hija de Bayo León, por lo tanto imbreeding en Bayo León.

 

Nació el 5 de Noviembre de 1897 en la propiedad de don Francisco Antonio Encina en Loncomilla, pero inscrito en el Stud Book en 1899 por don Luis y Manuel Correa Valenzuela. Azogue era de color barroso y cabos negros.

 

Azogue fue adquirido por los Sres.Correa V. cuando tenía 2 años para su criadero “Los Torunos” y Alcatraz nació en 1911. O sea, fue concebido en 1910.

 

Recordemos que Bandurria y Azogue pertenecen al mismo criadero, siendo ambos regalones de sus propietarios.

 

Azogue fue presentado a la Exposición de Quinta Normal en 1913, obteniendo el Gran Premio de la Raza Chilena. Media 1.46 mt. de alzada, 1.83 mt. de tórax y de color barroso.

 

Dice don Uldaricio Prado: “Azogue se nos presenta como uno de los generadores de más mérito que poseemos entre los representantes de la raza chilena, no solamente en sus características morfológicas, sino también en sus cualidades de motor útil.

 

Este animal es un excelente caballo de silla, y ha dado muestras en más de una ocasión, de pruebas prácticas de sus condiciones de sufrimiento y energía para el trabajo.”

 

Don Francisco Antonio Encina, dice: “Potro barroso, fuerte, sólido, de cabeza grande y acarnerada, cilindro corto, de gran cincha y costillas arqueadas, remos de mucho hueso, muy sólidos, piel gruesa y de aire de ordinariez”.”Muy dócil e inteligente, no superado como caballo de silla. Regular de vacas y corriente de riendas.” “Azogue dejó numerosos hijos y contribuyó a la restauración del caballo chileno moderno, aunque tendió como Guante I a mantener el antiguo tipo de cabeza pesada y piel gruesa”.

 

Africano según lo describe don Francisco A. Encina. “nacido en 1898 por Zángano y Estrella, negro de1,45 mt. de alzada, largo, de musculatura carnuda y longilínea, liviano de adelante y extremadamente distinguido, de piel fina y pelaje negro lustroso”. “Fue el potro chileno al que se le presentaron las mejores madres, salieron campeones de Exposiciones, pero en cuanto a obra, el resultado fue muy malo y su descendencia fue eliminada de muchos criaderos”.

 

 

 

A continuación hago una relación de colores de ambas descendencias.

 

“Africano” dejó 58 hijos inscritos.

 

De color Negros 27 47%

 

Mulatos 17 29%

 

Tordillos 4 7%

 

Bayos 2 3%

 

Barroso 1 Un hijo de Choleta que era barrosa.

 

 

 

“Azogue” dejó 34 crías inscritas.

 

De color Bayos 13 39%

 

Barrosos 8 24%

 

Mulatos 4 12%

 

Alazán 4 12%

 

Colorado 2 5%

 

Negros 2 5%

 

Overo bayo 1 3%

 

 

 

“Alcatraz” dejó 52 hijos inscritos.

 

De color Barroso 23 45%

 

Bayos 11 21%

 

Colorado 4 7%

 

Mariposa tordillo 4 7%

 

Negro 3 5%

 

Mulato 3 5%

 

Castaño 2 4%

 

Alazán 1 2%

 

Rosillo 1 2%

 

 

 

Africano fue reproducido en el criadero “Los Maquis”, fundado por don José María Hurtado y después de la Comunidad Hurtado Echenique, dejando una gran mayoría de hijos y nietos de color negros, también lo reprodujo don Alejo Rubio, donde igualmente quedaron hijos en gran mayoría negros.

 

Hasta el día de hoy son característicos los caballos negros de Los Maquis.

 

En Los Maquis se reprodujo también el famoso Regador, uno de los poquísimos hijos negros de Alcatraz, de donde viene del conocido Batelero, padre del Morocho.

 

 

 

El presente estudio sólo tiene el carácter de anecdótico, porque no se puede probar a estas alturas del tiempo, pero cada uno podrá sacar sus propias conclusiones.

 

Para todos es claro y presente que la gran mayoría de caballos pintados y barrosos descienden de Alcatraz

 

En su época, Alcatraz fue considerado un caballo “feo”, igual que sus hijos, lo mismo que sucedió con Quebrado, vendido por Aculeo por “petizo y tosco”, a pesar que era el caballo en que corrió muchas veces don Miguel Letelier E.

 

Comentó en su época don Raúl Pavez (en un Anuario de la Federación), refiriéndose a don Hernán Anguita G.: ”Hernán tuvo la valentía de escribir de potros considerados feos en su época, (Alcatraz y Quebrado) pero que el tiempo los ubicó en su justa dimensión”.

 

Los lindos en aquellos años y ganadores de exposiciones eran hijos de Africano-Huicano-Curanto-Azahar-Enchufe-Coirón.

 

La historia escribió lo contrario y los caballos actuales destacados son en su gran mayoría descendientes de Quebrado y Alcatraz.

 

Sencillamente primó la “Pureza de la Raza”.

 

Perfiles acarnerados, formas de cuerpos redondos, abundantes crines ondulados, cascos chicos, orejas pequeñas, mansos y explosivos a su vez, firmes de cola y de gran temperamento representan el “Sello de la Raza”.