Por A.M.G.

Me llegó esta foto de Santa Isabel Muchachita T.E (Talento x Almendra), una potranca muy nueva pero que me ha llamado la atención su gran y marcado sello racial.

 

Primero que todo, resalta fuertemente lo “acarnerado” de su perfil facial sobre todo en una hembra, las redondeces de todo su cuerpo, no hay puntas visibles, sino toda sus partes unidas suavemente, las pegas lindísimas, fuerte de centro, buena espalda, lomo y grupa, buenos bajos y con algo de cerneja cono debe ser, el caballo chileno no es pelado de abajo, cuartillas cortas, rodillas bajas cerca del suelo, en conjunto una lindo ejemplar de la raza pura chilena.

 

Ella en cualquier lugar que se encuentre nadie durará de su estirpe chilena, ese es el llamado “sello de racial”, el cual todas las razas puras tiene uno en particular.

Al contrario cuando buscamos un caballo netamente deportivo, es muy fácil caer en el desmedro de las razas puras, porque por el afán de ganar y ganar olvidamos otros caracteres que son tan importantes y que mantiene la raza eternamente, porque las reglas de los deportes las hacen los hombres, las inventan, y la pureza no es el fin sino el rendimiento.

Las razas puras evolucionan para mejor, para acercarse más a su estándar, no para rendir deportivamente a costa de su pureza.

Por ello es tan valioso que dos caballos chilenos puros compitan en un deporte hecho para otra raza.

Sin duda alguna en la estampa de Muchachita está vivamente presente sus antepasados Quebrado y Enchufe en todas sus expresiones raciales, es grande su parecido al padre de ambos Cristal I, de origen en gran porcentaje “cuevano”.