por A.M.G.

En Chile sin duda alguna renació su sangre a través de los éxitos corraleros de Atiliano y Santiago Urrutia, campeones de Chile en 1955 en Mentita y Marmota, ambas hijas de Longaviano.

Pero los grandes corrales de la época, Curiche, Las Camelias, Los Maquis y otros no se impresionaron con ello y siguieron sus propias líneas del Angamos, Africano, Quebrado y Alcatraz.

 

Pero en 1969 son Campeones Nacionales Santiago Urrutia Benavente y el joven Samuel Parot Gómez en Barranco y Guachipato.

Es necesario hacer notar que se conservó esta línea del Bayo León gracias a la familia Benavente de Parral.

El pequeño y liviano Barranco hijo de Mentita es una sensación, buenísimo, y también aparecen los hijos de la Raptora otra hija de Longaviano y el gran Cachupin, y es la época en que Samuel compra la Pitagua y Cereza (Longaviana) para Piguchén, Gustavo y Cristian Letelier Silva en su criadero Las Ortigas crían al Quillacon III padre de Ricachona, Emilio Lafontaine adquiere la Raporcita (Raptora) y el Quillacon IV (Barranco)para Peleco, Jorge Lasserre la Allullla (Barranco), la Malta (Longaviana), la Camanchaca (Barranco), el Apurado (Cinturero y Enjalma II) para Trongol, Hernán Anguita la Comaire Lola (Quillacon II), Rastra (Quillacon II) y Cascada (Gamo) y Claudio Mallea para su criadero Las Hortensias compra el Barranco, el Cachupin y la Longaviana II, con el resultado que todos conocemos hoy.

También es destacadísima la familia del Batro a través de Rascucho y Zancadilla.  

De esta línea de sangre de origen Bayo León varios caballos nuestros se fueron al extranjero.

El primero fue el Pilpilco (Quebradito y Allulla) de Trongol a Brasil, donde ocupa el 14° lugar en el Registro de Merito, el 12° Las Hortensias Rigolemu (Cachupin y Huasamaca), el 25° Destaque Da Tradicao hijo de Pilpilco en madre chilena, nacido en Brasil.

A Uruguay se fue el bayo Los Tilos Quillacon IV (Barranco y Mentita II) donde dejó una valiosa descendencia en cabaña La Quebrada de la familia Aznarez Elorza.

A Argentina se fue Curitoro Facón (Sembrador-Cachupin) considerado el padrillo que mayor aporte ha hecho en los últimos años en lo funcional al criollo, sus hijos y nietos son constantes ganadores de las pruebas de rodeo y especialmente en lo que más destacan es en Movimiento a la Rienda.

Así se fueron muchos otros ejemplares más a través de hijos de Clementina, Barranco y Cachupin.

Quedan hartos en Chile aun, que quizás nunca llegarán a otros países, como la línea de la Raptora y Quillacon de Peleco, la línea de Requinto de Paicavi, la línea de la Ricachona y sus hijos en Santa Isabel, del Pipiolo (El Tira y Camanchaca) de Trongol, la destacadísima familia de la Antillanca de Trongol (Quebradito y Allulla), propia hermana de Pilpilco, yegua madre en criadero Recreo de Arauco, la Trongol Ilusión destacada madre del criadero Larapinta viene del Apurado, entre los más destacados en la actualidad.