×

Warning

JLIB_APPLICATION_ERROR_COMPONENT_NOT_LOADING

JLIB_APPLICATION_ERROR_COMPONENT_NOT_LOADING

JLIB_APPLICATION_ERROR_COMPONENT_NOT_LOADING

Por A.M.G.

En el Anuario de la Federación de Criadores publicado en 2005, con agradable sorpresa me pude informar de que aun después de 150 años el famoso Bayo León sigue estando vigente.

Aparece una interesante entrevista al destacado criador don Samuel Parot Gómez en que comenta sobre la búsqueda de la familia fundada por Bayo León y su descendencia.

 

La historia comienza cuando don Santiago Urrutia invita a correr a Samuel, el que acepta además comprar dos yeguas a los Benavente, que eran primos de don Santiago. Una de esas fue la Pitagua, que era hija de la Longaviana, a su vez hija de la famosa Colicura de don Miguel Ángel Benavente, gran criador de principios de siglo. Don Miguel conocía muy bien la sangre del Bayo León, y había adquirido dos hijas de este famoso reproductor, una de ellas la Araña que no le dejó crías chilenas, y la otra la Desrodillada, que cruzo con el Magnolia de don Francisco Antonio Encina y de ahí nació el extraordinario Mechero 2, precioso, muy bueno de vacas y excepcional de riendas, arreglado por Manuel Faundez (competía con el Alcatraz en Riendas), potro de unos adornos magníficos, tenia tanto moño que para competir se lo tenían que amarrar entre las cabezadas para que pudiera ver con facilidad. 

Bueno, el Mechero es el padre de la Colicura, que dio a la Longaviana y al Longaviano que es el padre de Quillacon.

Samuel siguió a través de la Pitagua la línea del Bayo León, y de donde salió la Clementina, cuyos resultados son ampliamente conocidos.

Por otro lado el Criadero Aculeo por los años 1920 adquirió el potro Fullero, hijo del Azogue que era nieto de Bayo León y este padrillo dio a la Quiromancia que es la abuela materna del No Me Toques, padre a su vez de la Clementina, por eso Samuel Parot aduce la doble afluencia de dicha sangre.

Otro representante de la familia Bayo León es el famoso Batro hijo de Damasco, que tenia gran cantidad de sangre de dicho origen por línea materna, y tuvo también como hijo destacado el Estoquillo que era de Don Jesús Regalado Bustamante, que fue muy bueno de vacas.

Volviendo al Batro, que fue criado por Don Francisco Antonio Encina tratando de reconstruir el Bayo León a través de sus descendientes, como resultó muy bajo de porte y lo consideró de poca distinción decidió regalárselo a don Gil Letelier, y donde lo arregló el famoso Don “Chuma” Celis resultando un caballo extra para las vacas, edemas de un gran reproductor, siendo los más conocidos la yegua Zancadilla que entre sus hijos se cuenta el Andrajo, y el Pituco que dio a la Codicia yegua base del Criadero El Principio de Don José Manuel Pozo Merino y el Andrajo como sabemos fue base de los criaderos El Quinto y Correltué de los hermanos Edmundo y Víctor Piel

La Longaviana vieja también la reprodujo el Criadero Liguay de Servando Benavente, y luego el criadero Rihue de Felipe Bunster y más tarde Los Chulengos de Cristian Barros Edwards.

Otra curiosidad es que la madre del Damasco que fue la Lila, dio una hija llamada Primavera que es la Antepasada por línea directa del conocido Charly.

En resumen para clarificar la descendencia de Bayo León a través de las madres, queda claro que por un lado fue lo que dejo la Longaviana l y por otro el Longaviano.

La yegua Canta Rana Gualeta viene directa por línea materna del Bayo León.

En resumen: 

Lo que queda en la actualidad llegó por la Quiromancia madre de No Me Toques; por Lila madre de Damasco; por la Pitagua madre de Clementina y Doña Cote; de Colicura madre de Longaviano padre de Quillacon I, Mentita, Gamo, Raptora; de Leona 4 antepasada de Gualeta.   

Que Samuel Parot Gómez el mejor criador de los últimos 30 o 40 años se haya preocupado de seguir su sangre, es suficiente homenaje y reconocimiento a este generador maravilloso que fue Bayo León.