×

Warning

JLIB_APPLICATION_ERROR_COMPONENT_NOT_LOADING

JLIB_APPLICATION_ERROR_COMPONENT_NOT_LOADING

JLIB_APPLICATION_ERROR_COMPONENT_NOT_LOADING

 

El caballo chileno de pura raza se distingue de otras por poseer características bien marcadas y uniformes a todos los individuos que la componen, sean machos o hembras.

La estatura debe ser idealmente de 1.42 mt. de alzada en los machos y de 1.40 mt. en las hembras, de caña de un grosor de 0.19 cm. en machos y 0.18 cm. en las hembras, con un perímetro torácico  de 1.70 mt. de promedio, siempre las hembras tienen mayor volumen.

 

Fundamental y básico en un ejemplar nuestro es su perfil facial, que debe ser de forma convexa o acarnerada, pero con la frente plana, el hocico fino y las ventanas de la nariz paralelas al perfil facial, y la boca siguiendo esta misma línea.

Sus orejas pequeñas y vivaces, los ojos colocados detrás de la frente, nunca sobrepasándola,

El cuello debe ser plano en los costados y recto en su parte superior, pega fina entre cuello y cabeza, y bien insertado en el pecho. Éste debe ser de regular ancho pero de pechos salientes y paletas inclinadas para permitir un buen avance.

Cruz destacada, lomo y riñones fuertes, grupa algo caída y con la inserción de la cola baja.

De costillas muy arqueadas y sus uniones lisas y de ijares llenos, piernas fuertes y musculadas por dentro y por fuera.

Manos cortas y robustas de buenos huesos, nudos secos, cuartillas cortas y cascos chicos y duros.

Sus crines en general ondulados de onda larga, muy poblados y abundantes, que al caminar se lucen muchísimo y le da una distinción muy especial al caballo chileno.

Su aire general es de un caballo pequeño, muy fuerte, de carácter dócil y manso, muy rápido de reacciones y de gran velocidad en distancias cortas.

Su pelaje en general es mulato, bayo, colorado y algo menos el alazán, negro y tordillo.

De caminar airoso y levantado de cabeza y rodillas, y moviendo la cola de lado a lado, pasos cortos pero efectivos en su avance, buen trote y agradable galope.

Debido a su extrema selección vaquera todos sus ejemplares tienen especial facilidad para desenvolverse en corrales de pequeña superficie, y han adquirido un equilibrio notable.

Como caballo de silla vaquera, de paseo y deportivo es un excelente ejemplar, lo que ha motivado su exportación por más de 40 años a países de Sudamérica y sus genética es básica en muchos países que practican deportes similares de rienda y vaqueros.  

Son caballo rústicos y de simple alimentación, poco dados a enfermarse con facilidad.   

Sufridos y duros, soportan el rigor deportivo y duran trabajando muchos años.