Por  A.M.G.

Escrito en 2011.

Para enfocar este tema en forma distinta nos vamos a referir a la pureza de los padrillos Jefes de Raza, cuya influencia es vital y se traspasa a los caballos de los países FICCC.

 

Nunca un estudioso y menos un aficionado ha dudado ni entregado antecedentes que contradigan la extrema y total pureza racial de los siguientes padrillos: Guante I, Guante II, Cristal I, Quebrado, Comunista, Rigor, Taco, Señuelo, Guaraní, Estribillo, Comediante, Refuerzo, Picurrio, Picaporte, todos de la misma familia que inició Guante I en 1867; El Caldeado que la inicia en 1840 con Bayo León, Azogue, Angamos I, Corzo, Collico, Rotoso, Alfil II, Azahar I, Quicio, Hornero, Aniversario, El Tutito; ya de 1900 en adelante Alcatraz; Gañancito; Halcón II, Retinto; Guarapo, en fin, en estas familias están encasillados todos los ejemplares de éxito en Chile, Brasil, Argentina Uruguay y Paraguay, por supuesto en dichos países también existen líneas sin aporte chileno y exitosas, pero en mucho menor porcentaje.

¿En que consiste una raza?

Básicamente en un grupo de individuos homogéneos en tipo, porte, rasgos morfológicos y zoológicos, aptitudes morales semejantes, condiciones atléticas similares, memoria para comprender su adiestramiento, y han nacido y crecido en condiciones de terreno similares, lo que conforma la gimnástica funcional, lo que ha sido dirigido por el hombre.

Como se aprecia en la práctica el “sello racial”.

Por ejemplo, si se encuentran en un gran corral de 1.000 caballos de todas las procedencias y razas diversas juntos, fácilmente usted separará los 200 caballos chilenos, hipotéticamente, que allí se encuentran.

Primero apartará por porte o altura, calculando entre los 1,38 y 1,40 metros, más o menos, luego les mirará la cabeza y su perfil, si son "acarnerados", poco o mucho, hará que del primer montón elegido vayan quedando menos, luego le mirará los crines, y apartará los de mas abundantes y crespos, ya van quedando menos aún, ahora ya mas difícil, se irá su vista a las orejitas cortas, luego a los bajos, los absolutamente pelados los sacará del lote y los peludos de toda la caña también, ya mas difícil aun porque le quedan 250 en el lote y a Usted le soplaron que eran solo 200 los chilenos, y que hace, les mira el pecho, los demasiado ancho fuera, los de cuello de cisne fuera, los de pelo precioso, corto, brillante y con las venas a la vista, fuera, los de grupa plana fuera, buscará los "costilludos", y si para su seguridad total los hace correr dentro del corral, si levantan la cola y mas encima la enroscan sobre la grupa, son árabes, o mestizos, y así llegará a los 200 puros, sin mayor esfuerzo, eso es la raza chilena, los papeles son sólo legalidad, la raza pura se impone por presencia y prestancia.

Cuando viajen al extranjero a presenciar exposiciones, o pruebas  de criollos, haga mentalmente este ejercicio y verá que sabe mas de caballos que lo usted creía, porque el sello racial de la raza pura chilena, jamás se pierde, por supuesto donde nazca el ejemplar no tiene la menor incidencia.         

A estas condiciones morfológicas y zoológicas, debemos agregar en nuestro favor los 150 años de selección que ha producido el deporte del rodeo en medialuna y la rienda chilena, por los cual si ensilla algún caballo adiestrado por supuesto, éste girará corto, arrastrará  las patas, sumirá la cola en las nalgas, cuando se detenga se quedará parado no haciendo "cabritos" ni "mascando" el freno, y seguramente destacará nítidamente del grupo, eso es un caballo chileno.

En cuanto a la pureza absoluta, en todas las familias hay pecadores, sino, no existirían los confesionarios en las iglesias, pero en 2000 años la familia es base de todas las sociedades del mundo.

Nuestras diferencias y peleas dejémoslas a un lado, tenemos material genético caballar para conquistar el mundo, y debemos hacerlo en conjunto con los gauchos y gaúchos, probable en el futuro con charros y llaneros, con el caballo criollo y el caballo chileno "hermanados", es un "plus" que debemos aprovechar.

No más guerra entre nosotros, no más acusaciones sobre personas y dudas de la pureza de nuestros  caballos.

Caballo chileno el que su herencia y papeles no lo desmiente, y Criollos, cuyos criadores han elegido ese método de selección, incorporando sangre chilena,  pero marchando juntos en FICCC.

Esto no es una competencia de quien es mas antiguo que el otro, quien lo hace mejor,  etc. cada deporte y cada raza en su mérito.