por Arturo Montory G.

Son muy pocos los eventos ecuestres con participación de caballos chilenos fuera del país en los que Chile ha estado representado, en su mayoría exhibiciones, demostraciones pero no competencias.

 

En 1929 se formó una selección de caballos de rienda, quedaron Alcatraz y Mechero 2,

para asistir a Feria de Salamanca-España, no se concluyó con éxito esa gestión, se suspendió el viaje.

Por los años 1950 a 1980 caballos chilenos fueron llevados a Palermo-Argentina, a Prado-Uruguay y efectuaron exhibiciones de Movimiento a la Rienda, pero no en competencia, y también en esos años lo hicieron algunos ejemplares en Esteio durante Expointer, Hornero fue uno de ellos, se quedó y triunfó en la reproducción como muchos otros potros y yeguas que lo hicieron en Argentina y Uruguay.

En 1960 el potro Idahue Oropel fue regalado a presidente de Brasil Joao Goulart, era campen de rienda en Quinta Normal, hizo algunas exhibiciones por allá y deslumbró. 

En 1962 asistió una delegación huasa con caballos a efectuar un rodeo en Palermo; en 1970 fueron a correr rodeo a Tunuyán en Mendoza; en 1982 una gran delegación huasa y de artesanos asistió a la Feria de Salamanca; en 2004 varios caballos chilenos fueron a competir a Movimiento a la Rienda y Morfología a FICCC en Prado-Montevideo, entre ellos El Cato, Alharaco que fue coronado Campeón Sudamericano de Movimiento a la Rienda y obtuvo premio en Morfología el Malulo; en 2010 una gran delegación huasa fue a Esteio-Rio Sul, se hizo un rodeo y también compitieron en rienda internacional.

Palmas de Peñaflor ha ido a México, Argentina, España, Inglaterra con su Escuela Ecuestre, y grupos de danza tradicionales.

En los años 1990 hubo un jinete chileno que compitió en EEUU con un caballo chileno en

Rienda Internacional, pero no trascendió su esfuerzo, pero aun es recordado por profesionales del Reining de ese país del Norte.

En competencia del Freno de Oro y Campeonatos de Rédeas o Reining de los países FICCC compiten caballos chilenos pero inscritos como “criollos o crioulos”, y de propietarios gauchos, por lo cual no representan nuestra raza.

Las Callanas Julito fue un gran campeón en Reining en Brasil. 

La reciente presentación de Torero y Batral en Mundial Ecuestre de Normandía es la primera en que Chile y el caballo chileno son representados en una competencia,

como raza y país.

Torero terminó en lugar 55° y Batral en lugar 69° de 80 participantes, lo considero magnifico, en una prueba ecuestre nueva para nosotros y en la cual no creo que compitan a gran nivel en Chile más de 5 caballos, entre todas las razas, o sea Cuarto de Milla, Árabes, Mestizos, Appaloosa y Chilenos, contra países que crían y se dedican a esto desde hace mas de 50 años y con cantidad de caballos y jinetes.

Los propietarios Dina Arrigoni, Theresse Mathews, Gastón May y el jinete chileno Marcelo Troncoso han hecho historia, quedará en los anales su hazaña.

Una vez pasada la euforia inicial queda la dura y difícil tarea de “capitalizar” esta proeza, algo tan difícil de llevar en todos los deportes nuestros, que luego de “tocar el cielo” nos olvidamos, llámese futbol, tenis boxeo, atletismo, equitación, gimnasia, tiro al vuelo, etc.

Quedan solo “cuatro años” para el próximo Mundial Ecuestre, en Canadá 2018, no es mucho tiempo y no olvidemos que esta es una prueba abierta todos las razas, por lo tanto para integrar una delegación nacional hay que ganarse el puesto, nada fácil, hay aquí buenos ejemplares Cuarto de Milla, Árabes y Appallosa.   

Un hecho relevante y que no podemos olvidar que el prestigio de la raza chilena en el extranjero y el motivo de su exportación ha sido su habilidad ancestral para el Movimiento a la Rienda, y ahora el Reining o Rienda Internacional la puede llevar a lugares insospechados.

El Movimiento a la Rienda debe volver a ser relevante.