por Arturo Montory G.

En 1971 nació el premio Sello de Raza en el rodeo, a lo que nos hemos referido en extenso en columnas anteriores, y con ello el rodeo ha cumplido una linda, hermosa y fructífera labor en beneficio de nuestro caballo.

Para cualquier propietario y jinete es un inmenso orgullo lograr esta distinción de su ejemplar en  competencia, en cualquier rodeo de la categoría que sea.

 

Pero hace ya bastantes años nació el rodeo de Criadores y no ha aportado absolutamente nada al mejoramiento racial del caballo chileno, siguió igual con el premio al Sello de Raza y nada más, ahora para machos y hembras pero eso es mínimo.

¿Como podemos aportar en este lindo tema? y que preocupa a muchísimas personas sean criadores o aficionados.

Si existe un departamento que se ha lucido desde hace muchos años dentro de la Federación de Criadores es el Técnico, cuya huella imperecedera del profesor Eduardo Porte Fernández no se borrará jamás, por lo cual es muy fácil implementar lo que vengo a proponer.

Nos referiremos a los ejemplares que participan en la Serie de Campeones del Nacional de Criadores.

Es absolutamente factible que jurados ad-hoc revisen los ejemplares que pasaron a la Final  (porque van premiando por series) los evalúen y llenen la Cartilla de Morfología de cada uno, de esa manera los tres Machos y las tres Hembras que obtengan los mayores puntajes, sean destacados antes de empezar el Champion y reconocidos por todos los visitantes y los que los ven por TV y otros medios, será una amplia difusión a su belleza.

Aquí entra a lucir un elemento absolutamente nuevo en cuanto a morfología, y es que los jueces se encontrarán con ejemplares desensillados (distinto al sello de raza) y en pleno trabajo, atléticos, delgados, musculados o sea en su mejor momento deportivo y sin un gramo de grasa adicional que deforma y tapa los detalles deficientes de su morfología en las exposiciones, por el hecho de llegar la mayoría de los caballos demasiado gordos y no es culpa de los jurados por supuesto.

Otros jurados ad-hoc que como es habitual juzgan el premio Sello de Raza antes de comenzar a correr, también otorguen el premio en orden decreciente a los tres mejores Machos y a las tres mejores Hembras, lo que no tiene nada de complicado porque siempre sacan al centro de la pista a tres o cuatro ejemplares, los que tienen “mirados” de antes.

Sin duda se podrán repetir algunos ejemplares en morfología y sello de raza, pero habría que estudiar una ponderación adecuada para los puntos que logren en el rodeo inmediato, para que no se deforme y gane uno bonito, de gran sello pero que ataja muy poco.    

De esta manera ya tenemos la posibilidad de destacar muy fuerte a 12 ejemplares excelsos y que están corriendo, porque a la fecha se muestra ante el público a los ganadores de la Exposición pero que no corren, y sorprende ver unas preciosuras gorditas y los que corren delgadísimos, no  se entiende muy bien cuál es el fin de la crianza.

A cada ejemplar se le otorga un puntaje similar, o sea por ejemplo 10 al primero, 8 al segundo, 6 al tercero para favorecer en algo a los mejores y se le suma lo marcado en las atajadas que vendrán más adelante en la Final (ponderado).

Si le toca en su respectiva collera otro caballo malo y no avanza, no hay nada que hacer, lo que obligará a los jinetes de esas colleras con un ejemplar puntuado, a ser muy cuidadosos, otro elemento más de entretención, porque por uno o más piños o ineficiencia o exceso de su jinete, puede perder un ejemplar el premio Triple Corona.

Bueno, siguiendo el hilo, una vez comenzada a correr la Final se le hace un seguimiento al puntaje individual marcado en las quinchas a los 12 ejemplares nominados anteriormente y se suman una vez terminada la Serie de Campeones, y de entre ellos saldrá de inmediato el ganador de la Triple Corona de los Criadores, premio que se entrega en el acto y ante todo el público y prensa, por lo cual adquirirá en el tiempo un grandísimo valor.

Por supuesto servirá mucho para el Registro de Merito.

En los últimos años se está dando que ejemplares de gran sello racial además ganen, pero habría que ver su evaluación morfológica que es importantísima, lo que nadie desconoce.

Es una forma fácil y adecuada de premiar a los ejemplares que mas representan nuestra raza y lo más importante darán una señal clara e inequívoca al resto de los criadores por donde se debe seguir.

Bueno, Bonito y ojalá Caro, justo premio a los mejores ejemplares.