Monofuncionalidad y Polifuncionalidad del Caballo Chileno.

Por Arturo Montory G.

 

Nuestro Caballo Chileno de Pura Raza desde hace alrededor de 25 años a la fecha, está cada vez más y exclusivamente convirtiéndose en Monofuncional, esto es, dedicado por entero al Rodeo chileno.

Curiosamente su fama exterior que es impresionante y reconocida mundialmente, es precisamente por su capacidad Polifuncional, o sea, que es capaz de desempeñarse en distintos Deportes para los que no fue enseñado en nuestro país y hacerlo con una eficiencia fantástica, se adaptan y rinden con suma facilidad, tanto así, que su sangre lidera todas las estadísticas y donde vaya es eficiente al máximo, y sus descendientes ganan y ganan en ellos.

 

La Federación del Rodeo Chileno está trabajando arduamente y con mucho tesón en el acertado concepto de “Sustentabilidad del Rodeo”, y ha creado una serie de organismos y dirigido sus políticas públicas hacia ello, lo que es muy loable y muy concordante con la percepción que del rodeo existe fuera de nuestra afición o “mundo corralero”.

Es una tarea brava, difícil y larga, que por suerte ha sido bien comprendida en la gente de las medialunas y están trabajando fuerte y sin pausa en ello.

Pero el Caballo de Pura Raza Chilena es otra cosa, es una “Institución en sí mismo”, distinto al rodeo, con historia, proyecciones y enfoques muy diversos.

El caballo chileno no puede arrastrar ni ser interpretada su existencia, en que tenga como una sola finalidad de vida, el rodeo.

He conversado con personas ajenas a nuestro mundo, muy cultas, y hacen esa relación, de caballo-rodeo en forma exclusiva, y ¿como demostramos lo contario? si a la vista no se vislumbra otra opción.

Una cifra muy dura.

En el país se efectúa al menos 1.200 rodeos en la temporada, entre todas las Federaciones, Exposiciones se hacen 25 en todo el territorio y caballos que compiten el Movimiento a la Rienda, no creo sean más de 50 como máximo.

En 1.200 rodeos, de 50 colleras de asistencia de promedio, son 60.000 colleras corriendo, pero sabemos que las colleras se repiten de rodeo en rodeo, pero no creo que sean menos de 20.000 caballos corriendo, incluyendo los que quedan sin correr y están en etapa de trabajo, cuya proporción no es menor a 5.

A cada exposición asisten 50 ejemplares, da un total de 1.250 caballos.

Esa es nuestra realidad, absoluto dominio Monofuncional, considerando que las Exposiciones no son un Deporte sino de muestra de ejemplares “a la mano”, de caballo detenido. 

En resumen, el 99% de nuestros caballos se destina al rodeo solamente, lo que lo “encasilla” a vista del mundo ecuestre, y por supuesto lo limita en su difusión.

Este un tema muy importante de debatir entre todos, porque el futuro de nuestro caballo está muy ligado a ello, y es labor de los involucrados en estos temas de abrir más espacios.

Es una decisión futura casi exclusiva de los jóvenes.