Por Rubén Morales

Es muchísima la energía que existe entre tú y tu caballo, por ambas partes, tuya y por parte de él. Tu y el saben y sienten muchísimas cosas, son como una biblioteca cada uno, lo difícil es lograr que ambos lean la misma página al mismo tiempo. Si lo enfocamos de modo físico y practico son como un ejército cada uno, con muchos medios para intervenir y con mucho análisis de por medio.

 

Pero el objetivo no es una rivalidad ni una frustración para ninguno de ustedes, la expectativa es una unión, por ambas partes, pero la unión es posterior a la fluidez, a la claridad.

La unión requiere de puntos de contacto, como un tractor y el arado, como la lámpara y la electricidad. Esos puntos de contactos los tienen los jinetes y sus caballos pero muchas veces la relación está basada en la aproximación sin conexión, porque el jinete y/o el caballo esta relacionándose desde un punto no conectable, es como poner el tractor de frente al arado.

Un tractor por fuerte que sea, no puede arar con el arado desconectado, de ese mismo modo te puede pasar a ti, si no estás conectado con tu caballo. Hay muchas personas que no están explotando eficazmente su capacidad o no están encontrando la hebra de su propia madeja. Cuando la encuentran, suelen aprender a seguir por si solos su propio progreso.

La conexión puede ser ligera o solida, pero es a nivel sutil, en mi opinión es descifrando cosas poco perceptibles que expresa el caballo, es decir, están las cosas obvias y fáciles pero esas, son parte de una cadena que se une entre sí por cosas más sutiles y si quieres reforzar o cortar esa cadena debes meterte en las fases sutiles que son como los eslabones que hacen la cadena.

Por parte del caballo la complejidad esta en percibir lo mejor posible su situación, cuestión bastante difícil desde ya, el captar cual de todo lo aparente es la expresión más importante de su situación o el punto más sensible o permeable para comenzar con la conexión.

Por parte de jinetes y entrenadores lo que aprecio como más difícil es que la persona, (decodifique correctamente al caballo pero además) elija correctamente cual de todo su amplio repertorio de recursos utiliza para buscar la conexión.

Siendo la conexión algo sutil, no sirve de mucho estar cerca de la solución o cerca del problema, es como poner la llave en la cerradura, si no estás exacto, no se abre la puerta y el caballo hace algo como que si te ve perdido achica la cerradura, hasta la cubre y la encapsula, hasta puede hacerte algo como una puerta sin cerradura. Esa es la conexión, es poner tu capacidad en el punto susceptible de ser modificado, si usas tu llave para romper las bisagras ya sabes.

La conexión es un punto

La conexión se reduce a un punto, como cuando dos personas se toman la mano, la mano es el punto de conexión, no son varios a la vez, se requiere concentración de ambos entonces la conexión se produce cuando ambos están enfocados en una cosa, como si ambos están concentrados en atrapar la misma mosca.

Pero esta mosca suele ser invisible, a veces esa mosca (u objetivo) es la ejecución correcta de un ejercicio.

Cada caso es diferente, la conexión a la que me refiero es a encontrar un punto óptimo para poner tu energía y en donde sea más factible de moldear al caballo y eso significa encontrar tu mejor recurso en función de la resistencia y/o la permeabilidad de cada caballo.

Planes de ejercicios no son necesariamente conexión.

Conectarse es enfocarse junto con el caballo en algo muy pequeño, es identificar el objetivo en común de concentración, es como identificar la mosca que pueden atrapar juntos o que sirve para decir “ok, de esto estamos hablando” o “ah, esto te estás tramando”.

La conexión no es un estado de ánimo del caballo, no es como convertir a un caballo en “bueno” y dejarlo conectado, porqué se trata de atrapar una mosca.

Entonces se trata de juntar tu concentración y la de él en un punto y eso se hace cada vez, como subir al auto, cada vez usas la llave.

La amansa.

Cosas como la amansa no son necesariamente situaciones de conexión, puede existir amansa sin conexión, puede haber amansa racional sin conexión.

De hecho existe mucha confusión sobre eso, muchos expertos quedan con sabor a nada frente a algunas “amansas racionales”, porque captan de algún modo que no los “engancha con el caballo” o “no engancha al caballo con el jinete”.

También existen los expertos que buscan esa sensación de enganchar a través de un modelo de amansa racional, e insisten y no logran enganchar con el caballo y se preguntan: ¿ en qué estoy copiando mal el modelo?

Pero no están copiando mal, es que un modelo no significa conexión. Es justamente esa una de las razones que te cierra a encontrar el acierto, que usas modelos grandes para acertar y el acierto es algo pequeño, no puedes ser asertivo si disparas a tientas, a todos lados.

Cada nivel tiene su punto de conexión.

Un caballo en competencia tiene su punto de conexión y su jinete lo puede establecer. El punto de conexión es aquel que te permite lograr una ejecución sobresaliente para el caballo a través de haber detectado como, donde, cuando y cuanto aplicar tu energía en el trabajo del caballo.

Cuando aprendes a mejorar tu conexión, lo que haces es identificar tu capacidad y tu efectividad, tus mal interpretaciones sobre las teorías y las malas ejecuciones de algunas soluciones.

Muchas personas o la mayoría de ellas, pueden mejorar al conectarse eficazmente, en el fondo es como conectar el cable correcto del caballo con el cable correcto del jinete. Lo complicado es que muchas personas ven solo una maraña de cables y no sabe cual conectar.

A veces, en esta búsqueda las personas creen que esto se logra con amansa racional o con un curso de rienda y pueden seguir igual de confundidos, porque en el fondo, agregaron mas cables para tener más dudas, tienen menos facilidad para escoger el cable correcto. Conozco muchos caballos domados racionalmente que son peligrosos y muchos caballos trabajados en rienda que son imparables. No son los métodos, son los aciertos o los desaciertos.

Quienes quieran abordar en la práctica diferentes maneras de captar lo que pasa con su caballo en el trabajo diario, lo invito a contactarse conmigo e intentar de hacer algo, Dios sabrá.