×

Advertencia

JLIB_APPLICATION_ERROR_LIBRARY_NOT_LOADING

JLIB_APPLICATION_ERROR_LIBRARY_NOT_LOADING

JLIB_APPLICATION_ERROR_LIBRARY_NOT_LOADING

Por A.M.G. 

El 13 de febrero del 2012, quedará grabado a fuego en los anales de la historia del caballo de pura raza chileno, porque se firmó el acuerdo de nacimiento de la Asociación de Criadores de Caballos de Pura Raza Chilenos en Brasil.

En una hermosa ceremonia efectuada en el Museo de la Chilenidad, la firma se hizo efectiva sobre el escritorio del gran criador e historiador don Francisco Antonio Encina A. donde se les regaló un ejemplar del libro El Caballo de don Uldaricio Prado y un ejemplar del último Stud Book.

 

Junto con la obtención de Raza en FAO, y Registro de Origen, ambos de repercusión y efectos mundiales, son los acontecimientos más importantes de la historia  de la crianza, porque es la raza chilena pura la que se criará en Brasil, no que nuestros ejemplares pasen a engrosar otros registros y formen parte de otras caballadas, ahora allá se criaran ejemplares puros y dentro de un “registro cerrado”.

Los nombres de estos criadores pioneros  a los  cuales la historia los recordará por siempre son: Marco Antonio Gomes Costa, Paulo Cesar Azevedo, Gustavo Duarte da Silva Goularte, Ramiro Iribarren, Roberto Jou. 

El presidente de esta nueva Asociación,  el criador brasilero Marco A. Gomes C., dijo, “el caballo chileno no es solo patrimonio de Chile, ahora es patrimonio universal”, creo que es el más hermoso reconocimiento que nunca haya tenido la raza, maravilloso pensamiento.

Agregó que lo que atrajo su atención, por supuesto conociendo las bondades de nuestro caballo, es precisamente su “registro cerrado”.

El trabajo del directorio, especialmente de Cesar Núñez y Luis Valentín Ferrada, está rindiendo grandes frutos que beneficiarán a todos los criadores del país, es de todos conocido la potencia mundial que es Brasil, y no puede haber una plataforma mejor de exposición del caballo chileno que dicho país.

Es bueno recordar una vez más que nuestro primer caballo chileno conocido, con sus antecedentes familiares claros es El Caldeado de la crianza de Don Pedro de las Cuevas en su criadero El Parral de Doñihue,  y se estima nació alrededor de 1837, cuya descendencia se encuentra a través de Bayo León y Angamos, por lo tanto hasta esta época sus descendientes tienen 12 a 15 generaciones directas, muy difícil de encontrar en otras razas.

Habiendo sido probados como caballos de rienda y vaqueros, lo que avala la calidad y el éxito actual, como mejorador donde vaya.      

No tenemos dudas en augurar un gran éxito a esta Asociación y que producirá la “revolución del caballo chileno”.

Algunos problemas de tipo administrativo han retrasado este lindo proyecto.