La cabaña Santa María, de Carlos Parietti Henderson, expuso al Mejor Ejemplar sin distinción de sexo y Gran Campeón en la 34° Expo Otoño de la Sociedad de Criadores de Caballos Criollos del Uruguay (SCCCU), cuya jura morfológica a cargo de Germán Sapelli se desarrolló ayer, en la Rural del Prado, en la 9a Fiesta del Caballo que organiza la Asociación Rural del Uruguay (ARU) junto a varias gremiales de criadores de equinos.

 

Lo logró con el box 1312, el pelo colorado Pora Porrón, Campeón Padrillo Menor, que el jurado definió “de muy buena clase”. La cocarda la entregó Esteban Uriarte y el premio ARU Andrés Iglesias.

En una jura que durante varios momentos se realizó bajo lluvia, Reservado Gran Campeón fue el box 1301, de Carlos y Natalia Parietti; Tercer mejor macho el 1305, de Solís Martín Echeverría Zerbino; y Cuarto mejor macho el 1313, de Green Belt SA.

Gran Campeona fue elegida la del box 1321, Campeona Potranca, la gateada Margarita Caraguatá expuesta por la cabaña El Chiripá de Juan Montans y Cecilia Ferrando, una hembra “muy femenina, muy clasuda, muy linda y muy correcta”, citó Sapelli tras la jura. La cocarda la entregó Alma Elorza y el premio ARU Mario Grandal.

Ante mucha gente en el predio de la Rural, la Reservada Gran Campeona fue el box 1334, de Flavio V. Piegas Martini; Tercer mejor hembra el 1349, de Green Belt SA; y Cuarto mejor hembra el 1326, de Osvaldo Sampaio Foliato.

En otra pista se calificaron ayer los equinos Árabes y al cierre de esta edición, en la manguera, se realizaba el 5° Remate Conjunto de Otoño a cargo de Dutra Hnos.

Hoy arranca la Clasificatoria Internacional del Premio Freno de Oro, habrá pruebas en el Concurso de Domadores con una camioneta Volkswagen de premio, la morfología Incentivo y un remate de potras a cargo de Dutra Hnos, todo de 9 a 20 horas en la Rural del Prado y con entrada gratuita. También se exhibirán equinos de la raza Peruano de Paso. Las actividades en la Rural continuarán mañana y el domingo.

Más cantidad, más calidad

“La raza está creciendo con gran fuerza, no solo en lo que es la morfología y el Freno de Oro, también en marchas y enduros, hay una inscripción anual de potrillos muy grande y ha ido creciendo la cantidad de animales inspeccionados”, reflexionó Andrés Iglesias, presidente de la SCCCU consultado sobre cómo esta la raza designada “Patrimonio cultural intangible del Uruguay”.

Ese fuerte crecimiento, dijo, obedece a que “hay muchos nuevos criadores y entre ellos muchos jóvenes, esto nos ha dado un empuje bárbaro en todas las actividades y además la versatilidad del Criollo le permite adecuarse a una gran cantidad de funciones, algo básico para ese crecimiento”.

Iglesias señaló que también ha sido relevante que a nivel regional hubo un crecimiento paralelo, muy pronunciado, del Criollo en Brasil, sobre todo en el Rio Grande del Sur, donde hay una cantidad impresionante de caballos y una calidad muy destacada y Uruguay, dada la cercanía y el trabajo en conjunto ha avanzado en su cría y eso se ha notado en las buenas perfomances que han tenido caballos uruguayos en las últimas finales del Freno de Oro”.

En relación a los remates, “lo que ha cambiado últimamente es que aumentó la cantidad, con más ofertas y más variedad de líneas, ya sea para morfología, rienda o marcha y enduro, con demanda total que ha superado a la oferta y a valores que oscilan desde los US$ 2.000 a los US$ 7.000 que son precios destacados”, dijo.

“Uruguay se destaca mucho en la región en las pruebas de resistencia y lo más importante a resaltar es que lo hemos hecho con sangres netamente nacionales, criadas en el país”, subrayó.

Sobre las exportaciones, van principalmente a Argentina y Brasil, ya no a país europeos, la crisis en ese continente generó una caída en los valores y, a la vez, el mercado local se hizo más competitivo. “En Europa, en las últimas exportaciones, pagaban US$ 900 por un macho castrado y las yeguas US$ 1.500 y eso hoy en las ventas internas es algo que está totalmente superado”, indicó.

“Lo que nos tiene contentos es que la sociedad ha crecido en socios y en participantes y a la vez sigue creciendo el nivel de profesionalismo en todas las pruebas, es impresionante”, concluyó el cabañero y directivo.

Las cifras

6.000 animales es la inscripción anual de potrillos en los registros de la ARU en los últimos años.