Imprimir

 

 

 

Soy nacido y criado en Puerto Natales, Región de Magallanes, en el extremo austral de Chile.

El nombre del Criadero “Cordón Arauco” se debe a una Estancia que tenía mi padre, Goyko Pavlovic Morrison hoy fallecido, ganadero estanciero, en el sector del Cordón Arauco, límite con Argentina, actualmente Estancia La Frontera, una de las buenas estancias de allá.

 Partí con una yeguada, seleccionando vientres, primero buscando y rescatando las mejores líneas de la Región, intentando recuperar el patrimonio genético que había quedado aislado pero a punto de desaparecer, previendo que unos años más haría falta esa heterocis que hoy se busca.

Y después, en gran parte gracias a mi amigo Pancho Safián, que contaba en ese momento con madres de primera categoría, tuve acceso con mayor facilidad a las sangres importantes de aquí.

Allá tengo, hijas y nietas de Taco, Bellaco, Desdichado, Estallido, Estancado, Capuchino, Requinto, Río Negro, Historiao, Ocioso, Mendigo, Chapalele, Luchin, Esperando e hijas y nietas de Tirana, Azuela, Barcaza, Esterita, Azafata, Arriera, Ingrata, Viruta, Llorona, Lolita, Avería y Vengadora principalmente.

 
 
 
 

Nuestros reproductores son Santa Elba Averiado, hijo de Bellaco en Los Torunos Avería (propio hermano de Santa Elba Chilco), Los Capis Campo Lindo, hijo de Campo Bueno II en Los Capis Huacha Negra, ahora Santa Isabel Buen Muchacho (Santa Isabel Acero y Los Tilos Pretenciosa por Barranco).

También ocupo a un potro que los hemos observado hace ya años y ha demostrado ser bondadoso en su transmisión, es Los Matreros Esperando, y finalmente a Las Callanas Chuto Viejo (Capuchino y Viruta), estos últimos no son de nuestra propiedad.

Por fin logré hace unos 4 años comenzar a criar, lo quise desde la primera vez que monté un caballo chileno sin saber lo que era, pero me llamó mucho la atención su función vaquera y desde ese momento sentí curiosidad y me mantuve al tanto de lo que ocurría en la crianza y en el rodeo, sin embargo en Magallanes, era difícil, por desconocimiento no se acostumbran estos temas, no podía hablar mucho porque a los viejos les daba sueño y se iban a ver las jineteadas que es uno de nuestros deportes típicos.

Desde que nací viví rodeado de distintos tipos de caballos, en el campo y en diferentes deportes y disciplinas, pero el hábito de trabajar diariamente con el caballo todos los días y durante todo el día, eso es fundamental y de eso se trataba todo, lo quisiéramos o no.

Por las características de la zona, el caballo sigue siendo la principal herramienta de trabajo, y esa disciplina y curiosidad por los caballos se despertó en mí desde muy chico, y se la debo totalmente a mi tío Arturo Godoy Fernández, Estanciero de la zona, que al morir mi padre me llevó a vivir a Estancia Morro Chico, al principio me llevaban algunas veces, tanteando si me gustaba, pero desde que me subieron ya no me podía sacar nadie de ahí.

Después de tanto años intentando convencer a mi tío, y cuando parecía que ya no se animaba, de repente se motivó, pienso que por varios factores, primero el hecho de haber comenzado primero a criar yo mismo, segundo, a un potro hijo del Campo Bueno II que le mandamos de San Clemente a través de don Pancho Reveco, con el que empezó a reencantarse nuevamente en el deporte, y al que por su puesto, acto seguido tiene que tenerle yeguas y tercero, es que había una masa caballar mestiza excesiva ocupando el mismo espacio que podría ocupar un caballo chileno, uno no será Samuel Parot pero no costaba nada aportar un poquito a la raza, sobre todo cuando veo aquí en el norte tanto sacrificio por criar ante tanta adversidad, espacios reducidos, abigeato, etc.

El Criadero de mi tío Arturo se llama Estancia El Rosario, una bonita Estancia que tiene en la Península Antonio Varas, ubicada frente a Puerto Natales.

¿Cómo llegó el Bueno Muchacho?,

Ante la búsqueda de un reproductor que no cargue con las debilidades de los reproductores de Magallanes fue que nació la idea de comprar a Santa Isabel Buen Muchacho.

Pese a que con el pasar de los años, Magallanes accede a líneas sanguíneas más actuales y en general se observa una mejora principalmente a través de potros donados por criaderos importantes, creo que estamos flaqueando en mantener tipicidad, sobre todo porque no hay potros que tengan cabezas bonitas, que sean acampados, en esto hay que tener mucho cuidado porque sabemos que una cabeza representativa de la raza es lo más difícil de obtener y de corregir.

El Buen Muchacho pese a no poseer mucha envergadura y ser más bien un potro pequeño, tiene una cabeza muy bonita y la transmite, es acampado, tiene uno de los colores más originarios de la raza, además es un potro con temperamento extremadamente dócil y manso.

Por otro lado, analizando su sangre, reúne a las mejores madres y padres de todos los tiempos, junto a La Manga Yuyal debe ser uno de los últimos nietos maternos del Barranco, su madre Pretenciosa, comprada hace años por Santa Isabel, una de las grandes hijas del Barranco, su padre Santa Isabel Acero, gran reproductor e hijo de la yegua Ociosa (madre de Escándalo, Emeterio, Carmela, Desganada, Banderilla, Curiosa), hoy reproductor principal junto a Capuchino en el Criadero Las Callanas, si no es el continuador por excelencia de Santa Isabel Escorpión, es al menos es uno de ellos.

En síntesis aporta las mejores sangres de Santa Isabel y de Peleco, reunidas en un reproductor, para nosotros que somos criadores pequeños, es un lujo llevarlo a Magallanes y reproducirlo.

¿Tu futuro corralero, como sigue?

Dios mediante correré en Santiago con un amigo Álvaro Zúñiga, porque lo conozco hace varios años, y tengo ganas de correr con un conocido, fueron varios años corriendo con viejos mañosos y en Rancagua, también si Dios quiere, vamos a correr un par de rodeos con una amiga, Amaya Busto, que tiene una crianza que ya se la quisiera cualquiera en su criadero Aberri.

Después de 5 años, voy a retomar formalmente este deporte, pese a que siempre me he mantenido a caballo, sin embargo, con una sola collera de caballos sumado a un nivel extremadamente alto y exigente aquí en el norte, lo tomo con calma y pero una alegría inmensa.

Ya después que partamos por Septiembre cuando identifiquemos exactamente en que pie estamos, recién vamos a proponer metas, es lo más sano.

Ver Video: